26 de enero de 2017 / 10:06 / en 8 meses

La economía británica no muestra signos de ralentización al final de 2016

La economía británica mostró un estado sólido en los últimos tres meses de 2016, de nuevo llevando la contraria a las expectativas de que la votación de junio a favor de abandonar la Unión Europea rápidamente afectaría a su ritmo de crecimiento. En la imagen de archivo, la fachada del Banco de Inglaterra en Londres. REUTERS/Peter Nicholls/File Photo

LONDRES (Reuters) - La economía británica mostró un estado sólido en los últimos tres meses de 2016, de nuevo llevando la contraria a las expectativas de que la votación de junio a favor de abandonar la Unión Europea rápidamente afectaría a su ritmo de crecimiento.

El producto interior bruto (PIB) creció en una tasa trimestral del 0,6 por ciento entre octubre y diciembre, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas británica (ONS por sus siglas en inglés), manteniendo el ritmo por encima de la media vista en los tres primeros meses después del referéndum del Brexit.

Economistas sondeados por Reuters esperaban una ligera ralentización del crecimiento al 0,5 por ciento.

Comparado con el año anterior, la economía creció un 2,2 por ciento, de nuevo ligeramente más rápido de lo esperado. Pero mirando a 2016 en su conjunto, el crecimiento se ralentizó modestamente un 2,0 por ciento desde el 2,2 en 2015.

“El sólido gasto de los consumidores apoyó la expansión del dominante sector servicios y - aunque las manufacturas se recuperaron tras un tercer trimestre más débil - tanto ambos como la construcción se mantuvieron prácticamente sin cambios durante el año en su conjunto”, dijo el estadístico de la ONS Darren Morgan.

Reino Unido probablemente ha sido una de las grandes economías que más rápido creció en el último año y hay algunas señales de que continuará así en el inicio de 2017, después de que la Confederación de la Industria Británica registrara sólidos pedidos de manufacturas en enero.

El crecimiento interanual en Reino Unido en 2016 superó el de Alemania, que creció un 1,9 por ciento el año pasado.

Pero la mayoría de los economistas predicen que la economía sufrirá este año, mientras la aguda caída de la libra desde el referéndum presiona la inflación para hogares y negocios.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha advertido de que el crecimiento se ha vuelto más dependiente del gasto de los consumidores.

La primera ministra británica, Theresa May, ha dicho que planea iniciar formalmente las negociaciones de divorcio entre Reino Unido y la UE antes de finales de marzo, algo que es probable mantendrá el panorama de incertidumbre para la economía del país en los próximos años.

El ministro de finanzas británico, Philip Hammond, ha dicho que la resistencia de la economía británica desde la votación significa que el país entrará en las negociaciones del Brexit desde una posición de fuerza.

Las estimaciones preliminares del PIB no incluyen una caída del gasto y se basan principalmente en datos estimados.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below