24 de enero de 2017 / 11:48 / hace un año

Bajo la sombra de Trump, el acuerdo comercial UE-Canadá sigue avanzando

BRUSELAS (Reuters) - El acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá dio el martes un paso más para hacerse realidad cuando una comisión clave aconsejó al Parlamento Europeo darle su respaldo tras meses de protestas y acalorado debate.

El acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá dio el martes un paso más para hacerse realidad cuando una comisión clave aconsejó al Parlamento Europeo darle su respaldo tras meses de protestas y acalorado debate. En la imagen de archivo, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en una conferencia de prensa en Ottawa. REUTERS/Chris Wattie

    El Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA, por sus siglas en inglés) de la UE-Canadá está considerado como una prueba de la capacidad de Europa para forjar futuros acuerdos comerciales y como un contrapeso al esperado proteccionismo del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump.

“Es más que un simple tratado de libre comercio con Canadá. Es una declaración sobre cómo nos relacionamos con el resto del mundo”, dijo Sorin Moisa, coordinador del CETA para el grupo de centroizquierda S&D, cuyos miembros se han dividido por el pacto .

    “Queremos moldear el mundo, no retirarnos de él, y sobre todo después de Trump”, dijo a Reuters en una entrevista.

El CETA necesita todavía la aprobación del Parlamento Europeo para entrar en vigor y los eurodiputados en su comisión de comercio internacional votaron 25-15 a favor de hacerlo. El pleno del Parlamento debe dar su veredicto a mediados de febrero.

    En un debate el lunes, los miembros de la comisión que respaldaban el acuerdo advirtieron repetidas veces de la amenaza de un mayor proteccionismo bajo Trump, que se ha retirado de la Asociación Trans-Pacífico y planea renegociar el Tratado de Libre Comercio con Canadá y México.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, dijo a los eurodiputados que Canadá era un socio bienvenido en momentos inciertos y difíciles.

    “Tenemos un amigo y aliado importante que parece estar al menos en parte desvinculándose de la escena internacional, promoviendo menos comercio, más proteccionismo”, dijo sobre Estados Unidos.

La UE y Canadá concluyeron las negociaciones hace más de dos años y finalmente firmaron el tratado en octubre, pero sólo después de la oposición de una región de Bélgica.

    Incluso si el Parlamento Europeo de 751 miembros vota a favor del CETA, sólo entrará en vigor provisionalmente, probablemente en marzo o abril en forma de retirada de aranceles de importación, ya que también necesita la aprobación de los parlamentos de los 28 estados miembros de la UE y las regiones de Bélgica.

Sus partidarios dicen que el CETA aumentará el comercio entre Canadá y la UE en un 20 por ciento e impulsará la economía de la UE en 12.000 millones de euros ($12.900 millones de dólares) al año y la de Canadá en 12.000 millones de dólares canadienses ($9.000 millones de dólares).

    Sindicatos y grupos de protesta han criticado al CETA y a la prevista Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) entre la UE y EEUU por considerar que darán más poder a multinacionales y llevará a una carrera a la baja en las normativas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below