17 de octubre de 2016 / 13:47 / en un año

El nuevo Gobierno deberá ajustar 5.000 mlns de euros para cumplir con Bruselas

La prórroga presupuestaria que el Gobierno español en funciones ha remitido a Bruselas obligará a quienquiera que gobierne a encontrar una receta con la que ajustar en 5.000 millones de euros las cuentas del país del próximo año para cumplir con el objetivo comprometido con Bruselas. En la imagen de archivo, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, en una rueda de prensa el 29 de julio de 2016. REUTERS/Juan Medina

MADRID (Reuters) - La prórroga presupuestaria que el Gobierno español en funciones ha remitido a Bruselas obligará a quienquiera que gobierne a encontrar una receta con la que ajustar en 5.000 millones de euros las cuentas del país del próximo año para cumplir con el objetivo comprometido con Bruselas.

El Gobierno en funciones se ha limitado a remitir a los socios europeos una prórroga de los presupuestos de 2016 que, actualizada con las proyecciones macroeconómicas, resultaría en un déficit para 2017 del 3,6 por ciento del PIB, cinco décimas por encima de la senda pactada.

“Estas medidas (...) deberán completarse necesariamente por el nuevo gobierno con el fin de asegurar el cumplimiento (del déficit) de 2017 en adelante”, señala el informe del plan presupuestario remitido por España a la autoridades europeas.

El Ejecutivo interino del Partido Popular confía en que a finales de mes Mariano Rajoy sea reelegido ‘in extremis’ y pueda ponerse inmediatamente a trabajar en unas nuevas cuentas para el año que viene.

Para resolver el mayor apagón institucional de la democracia, el principal partido de la oposición, el PSOE, debe permitir un gobierno del PP mediante la abstención de todos o parte de sus diputados y evitar así las que serían las terceras elecciones en un año.

Pero con el PP como único vencedor claro en caso de nuevos comicios y el PSOE temiendo un nuevo descalabro según los sondeos, parece claro que, además de la investidura, los socialistas deberían permitir también al menos un primer presupuesto para evitar repetir el bloqueo dentro de unos meses.

Tras exceder España el desfase presupuestario que había comprometido en 2015, el brazo ejecutivo de la UE decidió en agosto no multar al país y suavizó los objetivos para este y los siguientes dos años, aunque pidió al país medidas “eficaces” para reducir el desequilibrio.

MEDIDAS EN SOCIEDADES Y PATRIMONIO

Pero el hecho de que el Ejecutivo esté en funciones desde diciembre del año pasado ha impedido la adopción de medidas de ahorro más allá de una modificación del impuesto de sociedades para adelantar pagos y recaudar este año 8.300 millones de euros para tratar de conseguir reducir el déficit de este año al 4,6 por ciento del PIB.

La incapacidad legislativa para aprobar un nuevo presupuesto ha llevado al Gobierno interino a proyectar solo una reducción de un punto en 2017 frente al punto y medio previsto, representando ese medio punto de diferencia alrededor de 5.000 millones de euros.

El documento remitido a Bruselas proyecta una leve reducción de los ingresos fiscales y de la Seguridad Social, que podría compensarse con una prórroga a la no bonificación del impuesto de patrimonio (con un impacto calculado en 2017 de 1.300 millones de euros).

España explica a sus socios europeos en el documento de las proyecciones, colgado en la web de Economía, que la prórroga no limitará la gestión del presupuesto y recuerda que un hipotético nuevo gobierno podría adoptar acuerdos de “no disponibilidad”.

De hecho, recuerda que en la ejecución del presupuesto de 2016, su Gobierno acordó no disponer de créditos por 2.000 millones de euros y adelantó el cierre de las cuentas a julio para ahorrar otros 1.000 millones de euros.

Lo que sí se da por hecho que el nuevo Ejecutivo no elevará los gastos en 2017, un año en el que sigue proyectando formalmente un crecimiento del PIB del 2,3 por ciento y un repunte del empleo del 2,2 por ciento.

“Con el fin de cumplir con los compromisos de reducción del déficit público derivados de la nueva senda del ECOFIN, se ha estimado que el Consejo de Ministros adoptará las medidas necesarias para que, en 2017, la orientación de la política de gasto se mantenga sin cambios respecto de la ejecución presupuestaria de 2016”.

El Gobierno español se compromete además a reforzar los controles presupuestarios para vigilar las desviaciones de los objetivos respectivos de déficit, deuda y regla de gasto de las Comunidades Autónomas, como reteniendo financiación para los casos de retraso grave en el pago a los proveedores, o aplicando nuevas reformas estructurales para recibir liquidez estatal.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below