25 de junio de 2015 / 18:08 / en 2 años

La reunión del Eurogrupo con Grecia y sus acreedores acaba sin acuerdo

Los acreedores internacionales de Grecia presentaron el jueves a los ministros de Finanzas de la zona euro su propia propuesta final de dinero a cambio de reformas, en un desafío a Atenas tras largas negociaciones que no consiguieron fraguar un plan común para evitar una inminente suspensión de pagos. En la imagen, un hombre camina delante de un mural con unas manos rezando en Atenas, 25 de junio de 2015. REUTERS/Marko Djurica

BRUSELAS/ATENAS (Reuters) - Los acreedores internacionales de Grecia presentaron el jueves a los ministros de Finanzas de la zona euro su propia propuesta final de dinero a cambio de reformas, en un desafío a Atenas tras largas negociaciones que no consiguieron fraguar un plan común para evitar una inminente suspensión de pagos.

La reunión finalizó sin acuerdo, aunque se prevé que las conversaciones continúen el próximo sábado, según dijo un funcionario de la zona euro.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, dijo que la puerta seguía abierta para que Grecia aceptase las propuestas de sus acreedores, añadiendo que la reunión había acabado por el momento.

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, dijo que tanto el texto con las propuestas helenas como el de sus acreedores habían sido criticados por los participantes en la reunión.

“Lo interesante es que varios colegas estuvieron en desacuerdo y criticaron no sólo nuestro texto, sino también el de las instituciones”, dijo al término de la cita.

“Seguiremos nuestras deliberaciones, las instituciones mirarán nuevamente ambos documentos. Habrá discusiones con el Gobierno griego y continuaremos hasta que encontremos una solución”, agregó Varoufakis.

Los ministros griegos habían dicho previamente que mantendrían sus propias propuestas, que consideran el aumento de impuestos y de aportes a la seguridad social, las que los prestamistas dicen que no generaran suficientes ingresos fiscales para tapar un déficit en el presupuesto.

Dos participantes en la reunión aseguraron que la canciller alemana, Angela Merkel, había dicho a los líderes de centroderecha europeos que debía alcanzarse un acuerdo antes de la apertura de los mercados del continente el próximo lunes.

La líder germana dijo en una cumbre a puerta cerrada del Partido Popular Europeo antes de la cumbre que Alemania “no será chantajeada” por Grecia, indicaron.

Otros participantes en la sesión declinaron confirmar si Merkel hizo estos comentarios.

“La decisión es exclusiva de las autoridades griegas. Ellos, sin embargo, han elegido retroceder”, dijo el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, al llegar a la segunda reunión de emergencia del Eurogrupo en menos de 24 horas.

El impago de 1.600 millones de euros que debe Grecia el FMI hasta el martes podría provocar una retirada masiva de depósitos y el establecimiento de controles de capital, seguidos por una salida del país de la zona euro.

Tras cinco meses de amargas negociaciones, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea habían dado al primer ministro griego, Alexis Tsipras, un ultimátum para que presentara la mañana del jueves un nuevo plan creíble de reformas y habían dicho que de otro modo presentarían su propia versión a los ministros del Eurogrupo.

Grecia dejó pasar el plazo y dijo que mantendría la propuesta que hizo el lunes con algunos cambios.

“Lo único que se ha presentado al Eurogrupo es lo que las instituciones (acreedoras) han compilado. No hay un acuerdo de los griegos sobre eso, así que tendremos que escuchar en la reunión del Eurogrupo cuáles son sus ideas”, dijo Dijsselbloem antes del evento.

El drama se desarrollaba horas antes de una reunión de líderes de la Unión Europea en Bruselas para una cumbre sobre inmigración, el futuro a largo plazo de la zona euro y la renegociación de los términos de la membresía de Gran Bretaña, asuntos que han sido eclipsados por la crisis de la deuda de Grecia.

Tsipras salió sonriendo de la sede de la Comisión Europea y levantando el pulgar después de tres horas de negociaciones el jueves, pero no hizo comentarios.

Diplomáticos dijeron que la táctica de los prestamistas refleja la exasperación por la negativa de Tsipras a comprometerse en reformas clave de pensiones, el mercado laboral, salarios e impuestos, que cruzan las “línea rojas” definidas por su partido Syriza.

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, llegó a la reunión del Eurogrupo con un lista de puntos a discutir escritos a mano que fueron capturados por un fotógrafo de Reuters, los que incluían:

”Significativos ahorros en pensiones:

Funcionarios griegos cercanos a las negociaciones afirman que los compromisos del Gobierno ya han cruzado sus “líneas rojas”, al ofrecer aumentar los impuestos y las contribuciones a las pensiones.

“La exigencia de los prestamistas para llevar medidas aniquiladoras a la mesa muestra que el chantaje contra Grecia está alcanzando un clímax”, dijo a Mega TV el portavoz de Syriza en el Parlamento, Nikos Filis.

El ministro austriaco de Finanzas, Hans Joerg Schelling, de línea dura frente a Grecia ha dicho que el plazo final para llegar a un acuerdo es el domingo, un día antes de que el parlamento alemán se reúna para aprobar la ayuda que permita cumplir con el pago al FMI.

FRUSTRACIÓN

La frustración era palpable a ambos lados. Un funcionario de la zona euro describió la pérdida de confianza en los griegos como “extrema” y cuestionaba si un acuerdo era realista, dada la intransigencia de Atenas.

En Fráncfort, una fuente familiarizada con las deliberaciones en el BCE dijo que el poderoso jefe del banco central alemán, Jens Weidmann, expresó nuevas preocupaciones sobre la continua provisión de liquidez de emergencia para mantener a flote a los bancos griegos, pese a la salida de depósitos.

El consejo gobernante del BCE, que realiza teleconferencias diarias para hablar sobre la situación, aprobó nuevamente el jueves la financiacón solicitada por el banco central griego, dijo una fuente bancaria en Atenas.

Los negociadores no han podido redactar un borrador de acuerdo debido a persistentes diferencias sobre la reforma de pensiones, los impuestos, la legislación laboral, los salarios del sector público, la apertura de profesiones cerradas e inversiones.

Para complicar más las cosas, cualquier acuerdo tendría que ser respaldado por los legisladores griegos, seguido de votaciones en varios parlamentos europeos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below