22 de junio de 2015 / 9:07 / en 2 años

Reino Unido se prepara para una decisión histórica sobre sus aeropuertos

La prolongada batalla para la expansión de los abarrotados aeropuertos británicos se acerca a una decisión crítica en las próximas semanas, con la que la quinta economía mundial busca solucionar un conflicto que ha supuesto una pesadilla para los gobiernos del país y amenaza con lastrar su crecimiento. En la imagen, un cartel en favor de la ampliación de Gatwick en lugar de Heathrow en Londres el 5 de marzo de 2015. REUTERS/Toby Melville

LONDRES (Reuters) - La prolongada batalla para la expansión de los abarrotados aeropuertos británicos se acerca a una decisión crítica en las próximas semanas, con la que la quinta economía mundial busca solucionar un conflicto que ha supuesto una pesadilla para los gobiernos del país y amenaza con lastrar su crecimiento.

El sector de la aviación del Reino Unido vale 32.000 millones de libras y representa el 2,1 por ciento de su economía. Pero los dos principales aeropuertos del país, Heathrow y Gatwick, están en torno a su capacidad máxima y pierden pasajeros frente a centros en crecimiento como Dubái y Schiphol, en Ámsterdam, que pueden ofrecer más vuelos a nuevos destinos como China.

Los líderes empresariales y políticos sólo pueden ponerse de acuerdo sobre la necesidad de una nueva pista de aterrizaje en Reino Unido: el problema es que la disputa sobre dónde ubicarla dura ya más de 25 años. Ahora la Comisión de Aeropuertos, creada por el Gobierno, tiene que comunicar, tras tres años de deliberaciones, si la capacidad necesaria debe construirse en Heathrow o Gatwick.

Es una cuestión envenenada que presenta riesgos personales para el primer ministro, David Cameron, que dirige un gabinete dividido sobre el tema y en 2009, antes de asumir el cargo, quiso ganarse a los electores que viven bajo la trayectoria de vuelo de Heathrow que no habría una tercera pista bajo ninguna condición.

“Nos preparamos para una gran batalla política”, dijo una persona implicada en una de las campañas.

Para muchos, Heathrow, al oeste de Londres, es la opción más obvia.

El aeropuerto más grande del país es un centro donde más de un tercio de los pasajeros pasa para tomar otros vuelos. Con una ocupación que casi desborda su capacidad, ha establecido conexiones con los mercados emergentes, gestiona una cuarta parte de las exportaciones de Reino Unido y cuenta con unas importantes infraestructuras de transporte público.

Pero una nueva pista costaría 19.000 millones de libras, según la Comisión. Y significaría un número creciente de aviones volando sobre algunas de las partes más ricas y densamente pobladas de la ciudad, donde la perspectiva de expansión ha unido en su contra a una poderosa coalición en la que participan líderes políticos del partido de Cameron.

Por otra parte, el coste de agregar una nueva pista en el segundo mayor aeropuerto, Gatwick, al sur de la capital, se estima en 9.000 millones de libras.

Gatwick no está funcionando tan cerca de su capacidad y hasta ahora se ha centrado en vuelos de placer de corta distancia. También tiene la ventaja de contar con una posición más rural y un historial limpio de calidad del aire a diferencia de Heathrow, que en el pasado ha superado los límites.

Ambos son propiedad de empresas que invierten en infraestructura: Heathrow cuenta con accionistas como la española Ferrovial y fondos de inversión de Singapur, China y Qatar, mientras que Gatwick pertenece a Global Infrastructure Partners.

ECONOMÍA FRENTE A POLÍTICA

Mientras Heathrow tiene dos pistas de aterrizaje y Gatwick sólo una, el Charles de Gaulle de París tiene cuatro y el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam seis. Pasarán al menos diez años antes de que Reino Unido pueda acortar la distancia debido a obstáculos regulatorios.

Muchos observadores, incluyendo los feroces opositores a una tercera pista en Heathrow, creen que la comisión y su presidente Howard Davies van a elegir Heathrow. Heathrow estima que una nueva pista impulsaría la economía británica en 100.000 millones de libras.

“Hemos recorrido un camino muy, muy largo políticamente y el estado de ánimo ha cambiado definitivamente, y ha cambiado en parte porque el argumento económico es mucho más fuerte ahora”, dijo John Holland-Kaye, consejero delegado del aeropuerto de Heathrow.

Pero es posible que la solidez de los fundamentos económicos no sea suficiente dado el número de distritos electorales conservadores clave que se encuentran por bajo la trayectoria de vuelo de Heathrow, dijo John Stewart, un destacado activista contra la expansión de Heathrow.

“Hay muchos peces gordos en el gabinete que están totalmente en oposición a Heathrow y puede que el gobierno se pregunte si conviene entregar Heathrow aunque Davies lo recomiende”, dijo a Reuters.

Un importante opositor es el posible candidato a primer ministro y alcalde de Londres, Boris Johnson, quien ha dicho que se tumbaría en el camino de las excavadoras para impedir una tercera pista.

Este tipo de publicidad es lo que lleva a los activistas anti-Gatwick, como Crispiniano Blunt, a temer que no se escuchen sus razones.

“Nuestra preocupación es que la recomendación esté politizada”, dijo Blunt, otro político conservador. “El propósito de esta comisión era ... tomar una decisión sobre los méritos (de una u otra opción)”.

Tom Papworth, director de política económica del institto CentreForum, se mostró de acuerdo.

“Si Davies opta por Gatwick, los conservadores descorcharán el champán y saldrán a anunciar que Gatwick se ampliará mañana”, dijo.

CUESTIÓN VERDE

Ambas partes confían en sus argumentos en materia medioambiental: la calidad del aire, en particular, podría ser una cuestión central.

Dos de los 11 monitores de aire de Heathrow violaron los límites en 2014; el aeropuerto culpó a una autopista cercana. Gatwick no ha violado los límites de calidad del aire.

Otro factor en la decisión podría ser la competencia, y lo que ocurra con el aeropuerto que no se amplíe.

Papworth dijo que esto podría permitir que los conservadores anti-Heathrow defiendan que la expansión sea en Gatwick si la Comisión elige Heathrow.

“Ellos pueden argumentar que si Heathrow obtiene una tercera pista antes de que Gatwick consiga su segundo, Gatwick no será capaz de competir, por lo que pueden presentarlo como un problema de competencia”, dijo Papworth, de CentreForum.

Se trata de un factor al que se aferra el activista Stewart, de 66 años.

“Ya es como un cielo de ruido y si hay una tercera pista ese cielo de ruido solo puede aumentar de volumen y empeorar”, dijo Stewart, que lleva treinta años viviendo en el sur de Londres.

“Tienes la sensación de que siempre hay aviones ahí arriba”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below