16 de febrero de 2015 / 12:27 / hace 3 años

Francia sugiere que la zona euro debería aflojar su postura sobre Grecia

PARÍS/ATENAS (Reuters) - La endeudada Grecia y Alemania, financiadora de la Unión Europea, mantenían posturas enfrentadas antes de una reunión crucial de ministros de Finanzas de la zona euro el lunes sobre el futuro del impopular rescate internacional para Atenas, pero Francia pidió hacer concesiones.

La endeudada Grecia y Alemania, que le exige que cumpla con sus pagos a la UE, se enrocaron en sus posturas antes de la crucial reunión de ministros de finanzas de la eurozona el lunes sobre el futuro del impopular rescate internacional para Atenas, pero Francia abogó por un compromiso. En la imagen, varias personas junto a la bandera griega mientras visitan la Acrópolis, el 16 de febrero de 2015. REUTERS/ Alkis Konstantinidis

Mientras los responsables que participan en las conversaciones preparatorias dieron evaluaciones divergentes sobre si se ha avanzado en las concesiones, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, mantuvo su habitual tono duro, diciendo a una emisora de radio alemana que Grecia había vivido por encima de sus posibilidades durante mucho tiempo y que en Europa no había ganas de darle más dinero sin garantías.

“Lo que yo he oído hasta ahora no ha ayudado a que tenga más optimismo. Parece que hasta ahora no tenemos resultados”, dijo Schäuble cuando llegó a las conversaciones, que empezaban a las 1400 GMT en Bruselas. “Soy muy escéptico. El Gobierno griego no se ha movido, según parece”, dijo.

Por su parte, el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, dijo que Europa debe respetar el cambio político en Atenas e instó a los griegos a extender su acuerdo actual para ganar algo de tiempo para las negociaciones.

El comisario de Economía de la UE, Pierre Moscovici, dijo que el “único fin” de las reuniones era mantener a Grecia dentro de la zona euro, respetando sus compromisos con los acreedores y considerando “el programa que eligieron los votantes griegos”.

El Gobierno del primer ministro de izquierda radical, Alexis Tsipras, fue elegido el mes pasado con la promesa de desechar el rescate, revertir las medidas de austeridad y acabar con la supervisión de la odiada “troika” de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los socios de Grecia en la zona euro han mostrado hasta ahora pocos deseos de reducir la austeridad exigida a Atenas a cambio de una ayuda financiera final por unos 240.000 millones de euros (274.000 millones de dólares).

Si la reunión del lunes acaba sin avances, Grecia podría encaminarse a una contracción del crédito que podría forzarla a salir de la zona euro. Sin embargo, si se logran progresos podrían haber más negociaciones, quizás esta semana.

LÍMITES

El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, dijo que su país ya no iba a ser tratado como una “colonia débil”, sujeta a “las mayores (medidas de) austeridad para la economía más deprimida de todas”.

“No se van a cruzar las líneas que establecimos como límites”, escribió Varoufakis en una nota publicada en el New York Times.

“Nuestro Gobierno no le está pidiendo a nuestros socios una salida para no pagar nuestras deudas”, dijo el ministro griego.

“Lo que estamos pidiendo son unos pocos meses de estabilidad financiera que nos permitirán embarcarnos en la tarea de (ejecutar) las reformas que la población amplia de Grecia pueda reconocer y apoyar, para que podamos recuperar el crecimiento y poner fin a nuestra incapacidad de pagar lo que debemos”.

Tsipras habló por teléfono el domingo por la noche con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, cuya oficina dijo que el presidente de la Unión Europea estaba “haciendo un último esfuerzo en una situación extremadamente difícil”.

En declaraciones a la cadena de televisión France 2, Sapin dijo que Alemania tenía parte de razón al insistir en que Grecia debe cumplir sus compromisos con sus acreedores, pero que Atenas tiene justificación al decir que el pueblo griego había dado al nuevo Gobierno el mandato de aplicar una política diferente.

“Grecia debe respetar las normas europeas (...) pero nosotros debemos respetar el voto del pueblo griego. Hay una nueva política y debemos ayudar a Grecia a poner en marcha estas políticas”, añadió.

Hasta ahora, el BCE ha permitido que el banco central griego ofrezca financiación de emergencia a los bancos del país, pero se podrían imponer controles de capital si fracasan la negociaciones.

El miércoles, el BCE revisará su política según los resultados de Bruselas.

Pese al alza de los rendimientos de los bonos griegos, los inversores mantienen el optimismo de que Atenas logrará un nuevo acuerdo sobre su deuda en el día.

Tsipras ha solicitado la implementación de un programa puente durante algunos meses, mientras se acuerda un nuevo pacto que alivie y reemplace el actual rescate, que vence a finales de mes.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below