11 de febrero de 2015 / 6:59 / en 3 años

Juncker de la UE acelera contactos con Grecia pero no se producen progresos

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aceleró el martes los contactos con el nuevo Gobierno de Grecia, con la intención de limar las diferencias sobre la crisis de deuda de Atenas, pero funcionarios de la Unión Europea advirtieron que es difícil alcanzar una solución esta semana. En la imagen, Juncker (dcha) con el primer ministro griego Alexis Tsipras antes de una reunión en Bruselas el 4 de febrero de 2015. REUTERS/Yves Herman

ATENAS/BRUSELAS (Reuters) - El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aceleró el martes los contactos con el nuevo Gobierno de Grecia, con la intención de limar las diferencias sobre la crisis de deuda de Atenas, pero funcionarios de la Unión Europea advirtieron que es difícil alcanzar una solución esta semana.

Antes de la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro el miércoles y la de líderes de la UE el jueves, Juncker llamó por teléfono al primer ministro griego, Alexis Tsipras, a fin de buscar una fórmula para extender la asistencia de la zona euro a Atenas antes de que el rescate internacional expire a fin de mes.

El jefe del brazo ejecutivo de la UE dijo que la conversación se produjo bajo un “espíritu positivo de cooperación”, buscando calmar la creciente alarma en las capitales occidentales respecto al riesgo de una salida de Grecia del área de la moneda única que podría generar una mayor inestabilidad financiera.

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, mostró una postura menos optimista. “No estamos buscando un enfrentamiento. Haremos todo lo que sea necesario para evitarlo”, dijo el funcionario ante el Parlamento.

Pero agregó: “Si uno ni siquiera considera un enfrentamiento, entonces no está negociando”.

Más tarde, Tsipras continuó con su retórica agresiva en torno a las autoridades de la zona euro y aseguró ante el Parlamento griego que su postura sobre la deuda no se revertiría, puesto que no habría manera de que Atenas vuelva a los rescates y a la era de la austeridad.

Añadió que los socios europeos querían jugar con fuego, poniendo en riesgo la estabilidad de la región.

Tras su discurso, el primer ministro ganó cómodamente una moción de confianza en el Parlamento de Atenas en las primeras horas del miércoles, al conseguir 162 votos en la votación.

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaüble, y una portavoz de la Comisión negaron las noticias de un compromiso de la UE que hicieron subir a los mercados de Grecia y Europa y al euro el martes.

“En este momento no hay un plan de Juncker”, dijo a periodistas la portavoz de la Comisión, Mina Andreeva, en Bruselas.

“Dicho eso, por supuesto que hay contactos muy intensos en marcha entre el presidente (de la Comisión), el primer ministro (griego) Tsipras y otros actores involucrados en la zona euro (...) Pero hasta el momento todos estos contactos no han sido muy fructíferos”, dijo la portavoz de la Comisión.

SIN PUNTO INTERMEDIO

El comisario de Asuntos Económicos de la UE, Pierre Moscovici, dijo que la reunión de los ministros de Finanzas del Eurogrupo el miércoles será decisiva, y reafirmó la insistencia del bloque respecto a que Grecia debe requerir una extensión del actual rescate para alcanzar una solución.

“Ellos saben que el programa es nuestra referencia y nuestro marco. Tenemos que ver qué tipo de soluciones podemos conseguir dentro de este marco, no fuera de él”, sostuvo Moscovici.

Tsipras ha dicho que Atenas no tiene intención de pedir una extensión del programa de 240.000 millones de euros de la UE y el FMI y que busca revertir lo que califica como una austeridad “cruel” impuesta por acreedores extranjeros que ha empobrecido a muchos griegos.

Su dura postura es muy popular en el país, y el 75 por ciento de los griegos lo respaldan, según mostró una encuesta de opinión.

Schaüble dijo tras una reunión de ministros de Finanzas del G20 que si Grecia no quiere un nuevo programa de ayuda “entonces es el final”, agregando que el miércoles espera escuchar algo que obligue a Atenas.

En tanto, el ministro de Defensa griego, Panos Kammenos, dijo que Atenas podría buscar ayuda de Rusia o China si no consigue un nuevo acuerdo de deuda con la zona euro.

“Lo que queremos es un acuerdo”, sostuvo el funcionario. “Pero si no hay un acuerdo ... y si vemos que Alemania mantiene su rigidez y quiere dividir a Europa, entonces tenemos la obligación de un Plan B. En el Plan B los fondos vendrán de otra fuente”.

“En el mejor de los casos podría ser Estados Unidos, podría ser Rusia, podría ser China o algún otro país”, agregó Kammenos.

Reporte de Alastair Macdonald y Philip Blenkinsop. Editado en español por Javier Leira/Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below