9 de enero de 2015 / 8:28 / en 3 años

Ana Botín impone estilo propio a estrategia crecimiento de Santander

MADRID/LONDRES (Reuters) - El golpe de timón de Ana Botín al frente de Santander con la ampliación de un 10 por ciento de su capital y una fuerte reducción en el pago de dividendos suponen un nuevo estilo de gestión en una entidad que seguirá apostando por aumentar su tamaño, probablemente en áreas como el Reino Unido, Estados Unidos, España y Europa del Este (Polonia).

Banco Santander abrió con fuerte baja el viernes en la bolsa española tras sorprender la víspera a los inversores con el anuncio de un aumento del capital y un recorte del 66 por ciento de su dividendo. En la imagen de archivo, nubes reflejadas en la ventana de una sucursal de Banco Santander en Tomares, cerca de Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

“Ana Patricia está demostrando que tiene personalidad y ha querido imponer su impronta con las recientes decisiones, pero en el fondo la filosofía no es tan diferente a (la estrategia de crecimiento) de su padre”, dijo el viernes Enrique Quemada, consejero delegado del banco de inversión ONEtoONE.

Banco Santander sorprendió el jueves a los mercados con el anuncio de una ampliación de capital de 7.500 millones de euros y un recorte del 66 por ciento en el pago de dividendos, medidas que el viernes fueron acogidas con una caída del 14 por ciento.

En una nota enviada a última hora de la tarde, Santander dijo que el 79 por ciento de la demanda, que ascendió a 11.000 millones de euros de 235 inversores, procedió de Estados Unidos y Reino Unido, siendo un 10 por ciento de otros países de Europa y un 11 por ciento del resto del mundo.

“Públicamente (Ana Botín) dice que apuesta por el crecimiento orgánico pero incluso esta ampliación le va a seguir permitiendo crecer y en el fondo es una demostración de que la entidad apuesta por tamaño, tamaño y tamaño”, agregó Quemada.

Ana Botín dijo en un documento interno al que tuvo acceso Reuters que “reforzar el capital ahora permitirá al banco capturar las oportunidades de crecimiento orgánico, aumentando el crédito y la cuota de mercado en mercados clave”.

El propio consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, aseguró el jueves en rueda de prensa ante periodistas que la intención del banco era reforzar el negocio en los mercados en los que está presente donde esperaba un crecimiento del 3 por ciento para el 2016.

Santander, el primer banco por capitalización bursátil de la eurozona, cuenta sobre todo con presencia significativa en diez mercados internacionales, entre los que destacan Brasil y Reino Unido, y basa su expansión internacional a través de filiales autónomas en capital y liquidez.

Analistas y expertos consultados no esperan que en el corto y medio plazo cambie la estrategia de diversificación del grupo que le ha permitido evitar caer en pérdidas durante la actual crisis.

El consejero delegado de Santander manifestó además que pretendía elevar este año en un 6 por ciento los activos ponderados por riesgo de la entidad (unos 575.000 millones de euros en la actualidad) -- el riesgo asumido por el banco por los diferentes préstamos y negocios --, lo que equivale a unos 34.500 millones.

Si bien Quemada reconoció que la nueva remuneración a accionistas suponía dar por finalizada la política de dividendos de 0,60 euros defendida por Emilio Botín -- que ahora pasará a ser de 0,20 euros por acción --, se cuidó muy mucho de enmarcarlo en un contexto de mayores requisitos de solvencia.

“La política de dividendos de Santander y otras muchas empresas del Ibex-35 eran una rémora del pasado cuando la gente incluso lo aprovechaba para su jubilación y no era sostenible. Los tiempos han cambiado”, dijo otro banquero de inversión en Madrid que en el pasado ha asesorado a Santander, que calificó la actuación de Ana Botín como un acto rupturista y de cambio de estilo.

Aunque en principio la aproximación al crecimiento pasa más por la vía orgánica, banqueros consultados no descartan que la entidad pueda aprovechar cualquier mínima oportunidad para protagonizar una compra.

“No puede decir que va utilizar parte de la ampliación para financiar compras cuando los inversores y los reguladores le estaban demandando reforzar solvencia pero obviamente si se presenta una oportunidad de crecimiento no orgánico la va a aprovechar tal como la hubiera aprovechado su padre”, añadió Quemada identificando como áreas de potencial crecimiento del banco Asia, Norteamérica y Europa del Este, en concreto Polonia.

Banqueros también citaban como oportunidades de crecimiento del banco Portugal y España, mercado para el que el consejero delegado pronosticó un crecimiento del crédito de entre un 4 y un 6 por ciento para 2015.

Recientemente, Santander expresó su interés por Novo Banco, una entidad surgida del rescate del portugués Banco Espirito Santo (BES) y las especulaciones también han apuntado a un supuesto interés por Monte dei Paschi (BMPS.MI), algo que volvió a ser desmentido la víspera por José Antonio Álvarez.[ID:nL6N0UE2GG] [ID:nL6N0UN3NQ]

CAÍDAS DEL 14 POR CIENTO EN MERCADO BAJISTA

Las acciones de Santander cerraron con un descenso de más de un 14 por ciento a 5,890 euros al aumentarse también las pérdidas en los mercados internacionales, superándose con ello el descuento del 10 por ciento aplicado en la colocación de 1.213 millones de títulos (6,18 euros por acción) frente a los 6,856 euros a los que fue suspendido el valor antes de conocerse la ampliación.

“Al final no deja de ser una ampliación de capital que en el corto plazo ejerce una presión sobre el precio de la acción teniendo en cuenta el descuento del 10 por ciento, pero a medio plazo la cotización debería ir recuperándose porque la entidad ha hecho sus deberes para reforzar su solvencia”, dijo Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

Operadores y analistas coincidieron en reconocer el viernes el efecto negativo en la cotización a corto plazo de la ampliación, que, según cálculos de BPI, tendría un efecto dilutivo en torno al 6 por ciento en el beneficio por acción (BPA) de 2015.

BPI señaló que mientras que el recorte del pago de dividendos tenía una lectura negativa, “el aumento del componente del pago en efectivo podría ser interpretado como un signo de fortaleza ahora que su déficit de capital con respecto al sector está siendo subsanado”.

La entidad señaló el jueves que pasará a pagar un total de 0,20 céntimos por acción con cargo al ejercicio de 2015 mediante 3 dividendos en efectivo y un ‘scrip dividend’ con cargo a dicho ejercicio, por importe estimado de 5 céntimos cada uno de ellos. El banco anunció que su objetivo de pay-out en efectivo pasa a estar situado entre el 30 y el 40 por ciento a partir de 2016 frente a un objetivo del 20 por ciento en efectivo desde 2013. El objetivo de pay-out total de Santander era del 50 por ciento.

Santander explicó que la ampliación le ayudará a alcanzar un ratio de core capital fully loaded del 9,7 por ciento en 2015 desde el 8,3 por ciento con el que habría cerrado 2014. Además, el banco estimó que situaría este ratio entre el 10 y el 11 por ciento en 2016.

Para Renta 4, su nueva política de dividendos también merecía una lectura positiva pues era más sostenible en el largo plazo.

“Con los cuatro ‘scrip dividends’ que tenía antes Santander acababa teniendo que realizar cuatro ampliaciones de capital de entre el 1,8 y el 2 por ciento hasta tener que ampliar capital entre un 7 u 8 por ciento”, dijo Nuria Álvarez.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below