18 de septiembre de 2014 / 7:09 / en 3 años

Los escoceses votan en referéndum el destino de Reino Unido

EDIMBURGO (Reuters) - Escocia votaba el jueves en un referéndum que podría llevarla a terminar con su unión de 307 años con Inglaterra y convertirse en una nación independiente o a permanecer dentro del Reino Unido, una decisión que podría tener consecuencias en todo el mundo.

Los escoceses comenzaron el jueves a votar en un referéndum de independencia que decidirá el destino de Reino Unido, después de que los sondeos mostraran que cientos de miles seguían indecisos sobre si mantener la unión de 307 años o apoyar la secesión. En la imagen, varias personas salen de un centro de votación en Edimburgo, el 18 de septiembre de 2014. REUTERS/Paul Hackett

Desde las remotas tierras altas e islas hasta ciudades como Glasgow, los escoceses estaban casi divididos por igual sobre una votación que está siendo observada de cerca por los aliados de Reino Unido, los inversores y otras regiones donde existen llamamientos de secesión.

Los sondeos de opinión antes de la votación dijeron que la campaña por el “no” -quienes están a favor de quedarse en el Reino Unido- tiene una leve ventaja. Pero cientos de miles de personas que aún no se han decidido podrían ser clave para las urnas.

La estrella del tenis Andy Murray envió un poderoso mensaje de última hora en apoyo de un “sí” por la independencia, y dijo en Twitter: “Hagámoslo”, después de mantenerse en silencio durante meses sobre el referéndum.

Muchas personas consideran que se trata de una elección entre “la cabeza y el corazón”, de ver si la emoción y el sentimiento se imponen sobre las preocupaciones más pragmáticas en torno a los riesgos e incertidumbre que afrontaría una Escocia independiente.

“He esperado toda mi vida por esto”, dijo el primer votante en el colegio electoral de Waverley Court, en Edimburgo, un empresario que sólo quiso dar su nombre de pila, Ron. “Es tiempo de romper con Inglaterra. ‘Sí’ a la independencia”, dijo.

Mientras hablaba, una pareja de trabajadores gritaba “¡Vota No!”.

Quienes se oponen a la independencia dice que la escisión podría desacelerar el crecimiento económico, afectar la capacidad defensiva del Reino Unido, amenazar la unidad de otros países e inclinar la balanza a favor de las personas que quieren que el Reino Unido abandone la Unión Europea.

Los que se muestran a favor dicen que esos argumentos son alarmistas y ven un futuro brillante para una Escocia independiente en Europa, una sociedad más justa y posibilidades de cooperación económica y en defensa con Londres.

El asunto ha dividido a familias y amigos, pero también ha generado una intensa agitación en el territorio de 5,3 millones de habitantes.

Cinco encuestas muestran que el respaldo a la independencia se ubica en 48 por ciento, en comparación por el 52 por ciento en favor de mantener la unión, mientras que una de las últimas encuestas mostró que la contienda es incluso más estrecha: un 49 por ciento por el “sí” y un 51 por ciento por el “no”.

UNA OPORTUNIDAD ÚNICA

Un grupo de votantes a favor del “sí” se manifestó cerca de un colegio electoral de Edimburgo con un gaitero tocando el himno “Scotland the Brave”, mientras que en la calle Princes, unos activistas entregaban panfletos que decían: “Vota por el no. No vale la pena el riesgo. No habrá vuelta atrás”.

Los líderes de ambos bandos han instado a los escoceses a considerar las implicaciones a largo plazo de responder “sí” o “no” a la pregunta: “¿Escocia debería ser un país independiente?”.

Alex Salmond, el líder nacionalista escocés de 59 años, dijo a cientos de partidarios en Perth durante un mitin: “El futuro de Escocia debe estar en las manos de Escocia (...) Esta es nuestra única oportunidad y debemos tomarla con ambas manos”.

El movimiento por la independencia dice que los escoceses deberían poder escoger a sus propios líderes y tomar sus propias decisiones en lugar de ser gobernados por Londres. Los partidarios de la unión dicen que Escocia es más prospera y está más segura siendo parte de Reino Unido y que los vínculos que los unen son demasiado estrechos para deshacerse.

Salmond ha dicho que la reina Isabel debería permanecer como monarca de los escoceses. La reina se ha mantenido alejada del debate, tal como lo dicta la Constitución, pero dijo el domingo que esperaba que los escoceses escogieran “cuidadosamente”.

La perspectiva de romper con Reino Unido, la sexta mayor economía del mundo y miembro permanente con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ha provocado que ciudadanos y aliados por igual ponderen qué quedaría, mientras que los economistas de Londres han advertido de una agitación en los mercados financieros.

Los líderes británicos admiten que incluso si Escocia vota a favor de mantener la unión, la estructura de Reino Unido tendrá que cambiar. También reconocen que entregar más poderes a los escoceses generará peticiones a favor de un Estado menos centralizado en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

Las autoridades electorales dijeron que el resultado de la votación se espera para la hora del desayuno el viernes, pero los resultados parciales ofrecerán indicios sobre la tendencia después del recuento en ciudades como Glasgow, alrededor de las 0400 GMT.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below