16 de septiembre de 2014 / 15:24 / hace 3 años

Nuevos planes globales para evitar la evasión fiscal corporativa

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) desveló el martes un plan para modificar las normas fiscales internacionales para impedir que gigantes empresariales como Google o Amazon.com Inc ahorren miles de millones de dólares de impuestos aprovechando su presencia global. En la imagen, el secretario general de la OCDE Angel Gurría habla durante una conferencia en Riga el 12 de septiembre de 2014. REUTERS/Ints Kalnins

LONDRES (Reuters) - La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) desveló el martes un plan para modificar las normas fiscales internacionales para impedir que gigantes empresariales como Google o Amazon.com Inc ahorren miles de millones de dólares de impuestos aprovechando su presencia global.

De ser aprobadas, las propuestas del organismo supranacional podrían impedir que las multinacionales utilicen prácticas habituales para desplazar una parte importante de sus beneficios en paraísos fiscales.

La evasión fiscal corporativa se ha convertido en un asunto candente en el panorama político internacional tras informaciones de prensa e investigaciones parlamentarias sobre estructuras de grandes empresas para reducir su aportación fiscal a los países.

Amazon y Google dicen que han pagado todos los impuestos que habían de pagar mientras que los analistas dicen que las presiones competitivas obligan a las empresas a tratar de minimizar todos los gastos, incluidos los impuestos.

El año pasado, el grupo de las 20 principales economías (g-20) del mundo pidió a la OCDE desarrollar un plan de acción para abordar el problema.

Las grandes compañías tecnológicas de Estados Unidos podrían ser las más perjudicadas por los planes de la OCDE, pero otros grupos, incluyendo los sectores farmacéutico y de bienes de consumo, podrían resultar afectados, además de muchas empresas europeas.

El borrador de las propuestas ha sido acordado por todos los miembros del G-20 y de la OCDE, que incluyen a la mayoría de los principales países industrializados, dijo la OCDE en un comunicado.

Pero las medidas forman parte de un programa más amplio en relación con la base imponible y el origen real del beneficio que concluirá el próximo año. Sólo entonces, los países involucrados estudiarían el traslado legal de las propuestas.

ABUSO

Durante más de 50 años, el trabajo de la OCDE en materia de fiscalidad internacional se ha centrado en evitar que las compañías paguen impuestos dos veces sobre los mismos beneficios para no obstaculizar el comercio ni limitar el crecimiento global.

Con los años, la OCDE ha elaborado un modelo fiscal estandarizado que permite dividir los derechos fiscales y evitar la doble imposición, en gran parte sin retenciones en origen, aunque algunas empresas han aprovechado este marco para no pagar impuestos en ningún sitio.

Por ejemplo, el gigante de las búsquedas por internet Google se aprovecha de los acuerdos fiscales para desviar más de 8.000 millones de dólares de beneficio libre de impuestos en Europa y Asia hacia una filial con residencia fiscal en Bermudas, donde no existe el impuesto sobre la renta.

El presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, ya ha dicho que cualquier cambio en las normas fiscales que incrementase su factura en impuestos afectaría a la innovación.

Las propuestas de la OCDE buscan que las operaciones transfronterizas no se beneficien de lo permitido en los tratados fiscales si su objetivo principal es la evasión del impuesto.

“Estamos poniendo fin a la doble no imposición ”, dijo el responsable fiscal de la OCDE Pascal Saint- Amans en una conferencia con periodistas.

El grupo de expertos, que también asesora a los países miembro en materia de política económica, también quiere poner coto a los préstamos entre compañías y grupos de compra a menudo basados en paraísos fiscales.

Cuando esas filiales generan grandes beneficios en el comercio entre empresas del mismo grupo, la OCDE apuesta por que los beneficios sean compartidos a nivel consolidado.

Esta propuesta podría afectar al gigante de telecomunicaciones británico Vodafone Group Plc, que tiene una filial en Luxemburgo que compra el equipamiento telefónico de todo el grupo.

Con una plantilla de 200 empleados, la filial de Vodafone generó beneficios de más de 400 millones de euros el año pasado, por lo que es una de las divisiones más pequeñas pero más rentables del grupo. Una norma fiscal inusual en Luxemburgo permitió a la filial no pagar impuesto alguno por este rendimiento.

Vodafone dijo que sus negocios en Europa ya se beneficiaron de los ahorros obtenidos por la operación de Luxemburgo y que no esperaba un impacto significativo de las medidas propuestas por la OCDE.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below