9 de septiembre de 2014 / 6:09 / hace 3 años

Una encuesta muestra un empate técnico en el referéndum escocés

EDIMBURGO/LONDRES (Reuters) - Las campañas rivales en la lucha sobre la independencia de Escocia están casi empatadas nueve días antes del referéndum, y la opción que favorece la separación del Reino Unido ha incrementado su apoyo, mostró el martes una encuesta de TNS, mientras Londres trataba de ganar apoyos a la unión de 307 años prometiendo más autonomía.

Las campañas rivales en la lucha sobre la independencia de Escocia están casi empatadas nueve días antes del referéndum, y la opción que favorece la separación del Reino Unido ha incrementado su apoyo, mostró el martes una encuesta de TNS. En la imagen, partidarios del Sí (I) y el No discuten en Edimburgo, Escocia, el 8 de septiembre de 2014. REUTERS/Russell Cheyne

El número de personas que dicen que votarían “No” a la independencia se redujo a un 39 por ciento, por debajo del 45 por ciento que la opción tenía hace un mes. El apoyo por el “Sí” iba levemente a la zaga con el 38 por ciento, pero ha ganado terreno desde el 32 por ciento que exhibía un mes atrás.

“Esta encuesta revela un cambio notable en las intenciones de voto”, dijo Tom Costley, jefe de TNS Escocia.

“Es muy difícil predecir un ganador y ambas partes ahora estarán energizadas para aprovechar al máximo los últimos días de la campaña y para tratar de convencer a los votantes indecisos de los méritos de sus respectivas opciones”, agregó.

El destino del Reino Unido está en el aire después de que una encuesta de YouGov para el Sunday Times revelara que la opción “Sí” está ligeramente por delante por primera vez este año, lo que llevó a una caída de la libra y de la bolsa británica.

La libra se mantenía cerca de mínimos de 10 meses el martes.

El repunte tardío de la campaña por el “Sí”, liderada por el Partido Nacional Escocés de Alex Salmond que gobierna en Escocia, hace concebible una separación del Reino Unido -que anteriormente se consideraban un escenario imposible-.

En un intento por dar la vuelta a la tortilla, los políticos británicos más destacados se apresuraron a ofrecer más poder a los escoceses, una iniciativa que para los nacionalistas revelaba el pánico entre la élite británica.

El ex primer ministro británico Gordon Brown, un político laborista escocés denostado por los conservadores británicos por gestionar la crisis económica de 2008, propuso un calendario para la devolución de más poderes al Parlamento escocés.

El puesto del primer ministro, David Cameron, podría estar en riesgo si los escoceses votan a favor de la independencia en el referéndum del 18 de septiembre. Las probabilidades de que Cameron pierda el puesto subieron a 8/1 desde 16/1 en la casa de apuesta Ladbrokes.

Tras la consulta, Reino Unido y Escocia afrontarían 18 meses de negociaciones sobre cómo repartirse todo, desde el mar del Norte a la libra, la pertenencia a la Unión Europea y la principal base de submarinos nucleares de Reino Unido.

CAMERON IMPLORA A LOS ESCOCESES

El primer ministro británico, David Cameron, imploró el martes a los escoceses que no voten por la independencia en el referéndum de la próxima semana y se comprometió a hacer todo lo posible para mantener cohesionado al Reino Unido.

En declaraciones realizadas tras anunciar que no participará en su sesión semanal de preguntas y respuestas en el Parlamento para hacer campaña por la unión en Escocia, Cameron aseguró que el resto del Reino Unido quería que los escoceses se quedaran.

Cameron sostuvo que hará todos los esfuerzos por persuadir a los escoceses de que permanezcan en el Reino Unido. “Haré todo lo posible”, dijo a la BBC.

“El lugar correcto para estar no es Westminster en las preguntas al primer ministro, es estar en Escocia para la gente, hablando con la gente”, agregó.

“Al final, es la decisión del pueblo escocés, pero quiero que sepan que el resto del Reino Unido, y hablo como primer ministro, quiere que se queden”, concluyó.

La oficina de Cameron dijo el martes que la bandera escocesa ondeará en la residencia del primer ministro británico en la recta final hacia el referéndum.

Cameron había estado prácticamente ausente del debate tras reconocer que su perfil, de inglés privilegiado y político de centroderecha, no es el más adecuado para ganarse a los escoceses, habitualmente más de izquierdas que los ingleses.

Eso ha dejado a la oposición, el Partido Laborista, con la mayor parte de la carga de tratar de convencer al electorado que siga en la unión.

Cameron, el líder laborista, Ed Miliband, y el líder liberal demócrata, Nick Clegg, anunciaron el martes que se ausentarán de un debate parlamentario y viajarán a Escocia el miércoles a hacer campaña a favor del “No”.

“Hay mucho que nos divide, pero solo hay algo en lo que estamos de acuerdo con pasión: el Reino Unido está mejor unido”, dijeron en un comunicado.

“Por eso todos nosotros acordamos que el mejor lugar para estar mañana es Escocia, no en la sesión de preguntas al primer ministro en Westminster”.

Las encuestas muestran que la ventaja del campo del “No” se evaporó en agosto, cuando muchos votantes laboristas, tradicionalmente a favor de la unión, viraron hacia la independencia.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below