21 de junio de 2014 / 11:09 / hace 3 años

El hacker "Black Dragon" detalla sus robos de créditos de carbono

Un pirata informático británico, que habla por primera vez desde que fue encarcelado por intentar robar ocho millones de euros en créditos de carbono, dijo que podía colarse con facilidad en los registros online gubernamentales y corporativos. En la imagen el pirata informático británico Matthew Beddoes, por intentar robar 8 millones de euros en créditos de carbono, posa para un retrato en Liverpool, el 18 de junio de 2014. REUTERS/Phil Noble

LONDRES (Reuters) - Un pirata informático británico, que habla por primera vez desde que fue encarcelado por intentar robar ocho millones de euros en créditos de carbono, dijo que podía colarse con facilidad en los registros online gubernamentales y corporativos.

Matthew Beddoes, conocido en la red como “Black Dragon”, fue arrestado en noviembre de 2011 junto con otros dos hombres por piratear los registros de comercio de carbono, incluidos los de España y la ONU, además de páginas web de un intermediario de Londres y el mercado online de comercio de carbono.

Los permisos robados del registro español fueron vendidos a una tercera parte, mientras que los tomados de la ONU fueron congelados.

En marzo de 2013, los hombres fueron condenados a cinco años y medio de cárcel por ayudar a robar 350.000 créditos -con un valor de 3,7 millones de euros- de una cuenta del registro español, y por intentar robar otros 426.000 créditos más de una cuenta de la ONU valorada en 4,1 millones de euros.

Un crédito de carbono es un certificado, o permiso, con el que se puede comerciar que permite a un país u organización emitir una tonelada de dióxido de carbono o el equivalente en masa de otro gas de efecto invernadero a la atmósfera.

Hablando por teléfono desde su casa en Liverpool, Beddoes, que fue liberado de prisión el año pasado, dijo en una entrevista que había ayudado a acceder a todas las cuentas del registro de la ONU, que contenían más de 500 millones de créditos de carbono que valían 10 euros cada uno.

A través del registro español, los hombres consiguieron hacerse con el control de cientos de millones de créditos de la Unión Europea, que en aquel momento valían unos 15 euros cada uno.

Las revelaciones de Beddoes arrojaron luz sobre los problemas de seguridad y ayudaron a que los reguladores rápidamente revisaran las reformas y a que los legisladores cuestionaran su mercado estrella de 36.000 millones de euros. La UE quiere que los países copien su esquema y se unan a él como método para combatir el cambio climático.

Previamente autoproclamado “hacker por contrato”, Beddoes dijo que sabía muy poco sobre el comercio de emisiones antes de que fuera contratado en 2011 por un hombre anónimo que buscaba acceso a los registros de carbono - centros de negocios online a través de los cuales los dueños de cuentas pueden comerciar con los créditos de carbono entre ellos.

“Era totalmente anónimo. Él era el cliente y el objetivo eran los créditos de carbono. Me dijo que quería acceso a los registros gubernamentales, de brokers y de cualquier otro tipo que pudiese conseguir, por lo que me puse a ello y conseguí todo lo que pude”, dijo Beddoes.

Beddoes dijo que también podía piratear los registros gubernamentales en África y Asia.

“Me pagaron unas 3.000 libras (3.760 euros) por cada acceso que les diera y ellos utilizasen”, añadió.

Los tres hombres son considerados los primeros en ser encarcelados por robar créditos de carbono utilizando estafas de “phishing” y el pirateo informático.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below