5 de junio de 2014 / 14:13 / hace 3 años

El BCE inyecta dinero para reactivar economía y busca alentar el crédito

El Banco Central Europeo (BCE) lanzó el jueves una serie de medidas para combatir la baja inflación y activar la economía de la eurozona, recortando tipos de interés y ofreciendo nuevas inyecciones de fondos a largo plazo a la banca. En la imagen se ve al presidente del BCE, Mario Draghi, durante la rueda de prensa de la institución en Francfort el 5 de junio de 2014. REUTERS/Ralph Orlowski

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo (BCE) lanzó el jueves una serie de medidas para combatir la baja inflación y activar la economía de la eurozona, recortando tipos de interés y ofreciendo nuevas inyecciones de fondos a largo plazo a la banca.

El BCE bajó redujo su principal tipo de interés a un mínimo histórico del 0,15 por ciento e impuso tipos de interés negativos sobre los depósitos de bancos de un día.

No obstante, las medidas distan mucho del efecto a gran escala que el BCE podría desatar con un gran plan de alivio cuantitativo (la impresión de dinero para comprar activos), aunque el presidente el BCE, Mario Draghi, se mostró dispuesto a tomar medidas si fuera necesario.

El BCE acompañó la reducción de los tipos de interés con una serie de operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTROs, por sus siglas en inglés) por importe de 400.000 millones de euros para reactivar el crédito a las familias y empresas no financieras.

“Ahora estamos en un mundo completamente distinto”, dijo Draghi en una rueda de prensa, citando “la baja inflación, la débil recuperación y la débil dinámica monetaria y de crédito”.

El paquete, adoptado unánimemente, está dirigido a aumentar el crédito a la “economía real”, dijo.

Entre otras medidas, amplió la duración de liquidez barata para los bancos de la eurozona, inyectando unos 170.000 millones al no esterilizar fondos inyectados en compras anteriores de bonos estatales, y preparándose para comprar valores respaldados por activos en el futuro.

El servicio de estudios del banco revisó a la baja sus previsiones de inflación de la eurozona para el año en curso y los dos próximos.

Las previsiones se alejan un poco más del objetivo de la institución de mantener la inflación en un nivel “ligeramente inferior al dos por ciento”, dijo Draghi.

El BCE proyectó una inflación del 0,7 por ciento en 2014 y del 1,1 por ciento en 2015 frente a proyecciones anteriores del 1,0 y 1,3 por ciento, respectivamente, mientras que ahora prevé para 2016 un incremento de los precios de solo un 1,4 por ciento frente al 1,5 por ciento previsto en marzo.

La institución también revisó sus proyecciones de crecimiento del PIB al estimar aumentos del uno por ciento en 2014, 1,7 por ciento en 2015 y 1,8 por ciento en 2016.

“Si hiciera falta, actuaremos rápidamente con nuevas medidas de relajación monetaria. El Consejo de Gobierno es unánime en su compromiso de utilizar también instrumentos no convencionales dentro de su mandato si fuera necesario para abordar los riesgos de un periodo demasiado prolongado de inflación baja”, dijo Draghi en una rueda de prensa.

Los mercados financieros acogieron bien las medidas, aunque en gran medida se daban por descontadas desde hace semanas. El euro caía hasta un mínimo de cuatro meses de 1,3505 dólares, un céntimo menos, mientras que las bolsas europeas subían y las rentabilidades de los bonos de los países europeos en apuros se reducían.

El presidente francés, François Hollande, que había pedido al BCE durante meses que tomara medidas para debilitar el euro -cuya fortaleza lastra en su opinión la recuperación -, aplaudió las medidas, mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, no se pronunció al respecto. Sin embargo, su ministro de finanzas, Wolfgang Schaeuble, dijo que los tipos bajos no son una solución a largo plazo.

NUEVAS SUBASTAS A LARGO PLAZO

Los valores bancarios europeos .SX7P mostraban repuntes destacados tras el anuncio de las nuevas subastas de dinero barato.

“Se realizarán dos operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTROs) en septiembre y diciembre de 2014 (...) que vencerán en septiembre de 2018”, dijo Draghi.

Las entidades bancarias que participen en estas operaciones podrán tomar prestado inicialmente un 7 por ciento sobre el total de sus préstamos concedidos al sector privado de la eurozona, excluyendo hipotecas al cierre de 30 de abril de 2014.

Los préstamos al sector público no serán tenidos en cuenta en este cómputo.

Además, entre marzo de 2015 y junio de 2016, todas las entidades podrán tomar prestado trimestralmente, hasta tres veces el importe de su financiación neta al sector privado no financiero de la eurozona, excluyendo préstamos a particulares para la compra de viviendas.

Como medida adicional para estimular el crédito, el BCE intensificará sus preparativos para comprar títulos respaldados por activos (los denominados ABS en inglés).

“(El BCE contemplaría) la compra sencilla y transparente de títulos con activos subyacentes con garantías del sector no financiero de la eurozona”, dijo Draghi.

El responsable de la institución dijo que el Consejo de Gobierno no había debatido el alcance que tendría el programa de ABS.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below