2 de junio de 2014 / 17:23 / hace 3 años

Bruselas insiste en que España toque el IVA y profundice la reforma laboral

MADRID (Reuters) - La Comisión Europea indicó en sus nuevas recomendaciones a España que traslade la presión fiscal desde los tributos al trabajo hacia los que gravan el consumo, como el IVA.

La Comisión Europea indicó en sus nuevas recomendaciones a España que traslade la presión fiscal desde los tributos al trabajo hacia los que gravan el consumo, como el IVA. En la imagen de archivo, una bandera de España ondea sobre el Banco de España en el centro de Madrid, el 23 de mayo de 2014. REUTERS/Andrea Comas

“(...) Trasladar la imposición hacia tributos menos distorsionadores como los que gravan el consumo o el deterioro del medio ambiente (por ejemplo, los aplicados a los combustibles) o impuestos recurrentes sobre bienes inmuebles”, dijo el lunes la Comisión en su informe sobre las reformas y el plan de reequilibrio financiero de España en 2014.

“Queda margen para aumentar los impuestos al consumo y aumentar su eficiencia ampliando la base del IVA”, dice la Comisión, añadiendo que pese a la subida de este impuesto en 2012 algunos artículos pasaron del tipo general al reducido.

Por ello Bruselas recomienda que algunos productos gravados con el tipo reducido (10 por ciento) pasen al general (21 por ciento).

Representantes del Gobierno español se han mostrado contrarios en varias ocasiones a subir el IVA como parte de una gran reforma fiscal en preparación que supondrá una rebaja del impuesto sobre la renta y de sociedades a cambio de la eliminación de una serie de deducciones.

En concreto, este sábado el presidente del Gobierno Mariano Rajoy adelantó una rebaja en el impuesto de sociedades del 30 a 25 por ciento para impulsar la economía española y el empleo.

Asimismo, la Comisión instó una vez más a España a que tome medidas que reduzcan la segmentación del empleo, “en particular reduciendo el número de tipos de contrato y garantizando un acceso equilibro a los derechos en caso de cese de la relación laboral”.

La Comisión dijo que España tiene que seguir haciendo esfuerzos para reducir el déficit público, aunque reconoce ya se ha avanzado “claramente” en este sentido.

“La magnitud y el carácter interrelacionado de los desequilibrios, en concreto los altos niveles de deuda interna y externa y el elevado desempleo, implican que siguen existiendo riesgos”, dijo.

En concreto, Bruselas considera que si bien las previsiones para el PIB de este año son “plausibles”, existen riesgos de “sobreestimación en lo tocante a 2015 en comparación con las previsiones de la primavera de 2014 de los servicios de la Comisión”, explicó.

De hecho, a continuación indica que las previsiones de crecimiento para 2016 y 2017 “parecen un tanto optimistas”.

Además, añade que todavía no se han especificado suficientemente las medidas concretas para garantizar que se alcanzan los objetivos de reducción de déficit a partir de 2015.

“El Consejo considera que las medidas en que se sustenta la estrategia presupuestaria deben especificarse con mayor detalle y que son necesarios esfuerzos adicionales”, señaló.

Tras cinco años de profundo bache económico, el Gobierno español prevé que el PIB crezca este año un 1,2 por ciento, un 1,8 por ciento en 2015, un 2,3 por ciento en 2016 y un 3 por ciento en 2016.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below