12 de febrero de 2010 / 8:01 / en 8 años

Firmas podrán anotar reservas de crudo, anuncia Venezuela

* Firmas no podrán usar reservas crudo como garantía deuda

* Venezuela da prioridad a infraestructura en Faja Orinoco

* Firmas China, Japón, Bielorrusia, pendientes de proyecto

Por Marianna Párraga

CARACAS, 12 feb (Reuters) - Las petroleras que participarán en el proyecto Carabobo podrán anotarse en libros su parte de las reservas de crudo pesado, pero no utilizarlas como garantía para endeudamiento, dijo el jueves el ministro de Energía de Venezuela en una entrevista con Reuters.

Venezuela adjudicó a dos consorcios liderados por la española Repsol (REP.MC) y la estadounidense Chevron (CVX.N) participaciones minoritarias en dos proyectos ubicados en la Faja del Orinoco, que explotarán asociados a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Las compañías han aprovechado la oportunidad de anotarse reservas frescas en una industria con pocas oportunidades globales, pese a que la operación de Carabobo entraña considerables retos financieros y operativos en un país con un alto riesgo político.

"Ellos pueden anotarse las reservas para efectos contables, pero no pueden utilizarlas como garantía, no pueden usarlas para endeudarse", dijo Rafael Ramírez, ministro de Energía y presidente de PDVSA, en una entrevista telefónica.

Cada uno de los proyectos de Carabobo tiene un potencial de producción de en torno a 400.000 barriles por día (bpd) y requerirá miles de millones de dólares en inversiones.

"Lo que sí es cierto es que las compañías tienen derecho a explotar las reservas por 40 años, eso les da fortaleza", agregó el funcionario..

Repsol-YPF, la india ONGC (ONGC.BO) y la malasia Petronas (PETR.KL) tendrán cada una un 11 por ciento en el proyecto Carabobo 1, por el que el consorcio tendrá que pagar 1.050 millones de dólares en bono de acceso a reservas y un monto idéntico en financiación directo a PDVSA.

Por su parte, Chevron (CVX.N) tendrá el 34 por ciento de Carabobo 3, donde también están dos firmas japonesas y la venezolana Suelopetrol, y por el que ofertaron 500 millones de dólares en bono y 1.000 millones de dólares para la petrolera estatal venezolana.

Sin embargo, Repsol y Chevron no podrán emplear unos cupones que le entregó Venezuela como compensación por la nacionalización de algunos de sus activos en el país en 2006-2007 para pagar por su entrada a Carabobo.

"No se van a permitir el pago de 'vouchers' para el bono", dijo Ramírez, lo que significa que PDVSA ingresará unos 3.600 millones de dólares por la primera licitación que realiza el país petrolero desde que Chávez llegó al poder hace 11 años.

NO QUEMAR LA FAJA

Venezuela confía en las vastas reservas de crudo pesado de la Faja para reanimar su estancada producción petrolera y para ello, además de la licitación, ha asignado varios bloques directamente a empresas de países aliados como Rusia y China.

Sin embargo, Ramírez dijo que la estrategia pasa ahora por desarrollar la región del Orinoco, que se extiende por 55.000 kilómetros cuadrados en el centro oriente del país, donde las empresas deben construir todo tipo de facilidades en remotas áreas rurales, algunas incluso sin acceso por carretera.

"No tenemos apuros en quemar la Faja. Ya no es prioridad asignar bloques, sino desarrollar infraestructura", dijo, añadiendo que PDVSA no se endeudará para financiar el plan de inversiones de 80.000 millones de dólares.

La entrada de capital foráneo a través de una subasta supone un éxito para el Gobierno socialista del presidente Chávez menos de tres años después de nacionalizar proyectos petroleros similares en la Faja, donde yacen unas de las mayores reservas mundiales de hidrocarburos.

Sin embargo, Ramírez dijo que todavía buscan asignar un proyecto de producción y refino a la china Sinopec, mientras negocia con petroleras de Japón y Bielorrusia para cerrar su participación en el bloque Junín.

"Esas negociaciones van un poco más lentas, pero no están descartadas", dijo Ramírez.

Además, el máximo jefe de la política energética venezolana aseguró que PDVSA no tiene previsto emitir deuda en 2010, luego de que la devaluación decretada por Chávez en enero supusiera un alivio a sus golpeadas finanzas.

"Con el tipo de cambio de 4,3 (bolívares por dólar) PDVSA supera los requerimientos que tenía", dijo.

Por Marianna Párraga, editado por Enrique Andrés Pretel y Marcel Deza

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below