Benedicto XVI finaliza su papado y promete obedecer a su sucesor

jueves 28 de febrero de 2013 21:26 CET
 

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El papa Benedicto XVI finalizó el jueves su difícil pontificado, tras prometer obediencia incondicional al hombre que le suceda en la misión de dirigir a la Iglesia católica, que atraviesa uno de los períodos más críticos en sus 2000 años de historia.

El Papado quedó oficialmente vacante a las 8 de la tarde, después de que Benedicto se convirtiera en el primer pontífice que renunciar a su cargo en seis siglos.

En un gesto simbólico, la bandera papal, amarilla y blanca, fue arriada y la Guardia Suiza se retiró de la entrada de la residencia de verano de Castel Gandolfo, al sur de Roma, mientras se cerraban las pesadas puertas de madera del recinto.

Al mismo momento, los aposentos papales en el Vaticano se cerraron y no serán abiertos de nuevo hasta que se realice la elección del sucesor de Benedicto XVI, que encabezó la Iglesia católica durante casi ocho años.

Casi tres horas antes, un helicóptero de la fuerza área italiana había despegado del helipuerto del Vaticano transportando al líder católico de 85 años hacia Castel Gandolfo.

Antes de aterrizar en la residencia papal de verano, el helicóptero rodeó la Ciudad del Vaticano y voló sobre el Coliseo y otros puntos conocidos de Roma para dar al pontífice una última vista de la ciudad de la que también es obispo.

Las campanas de la basílica de San Pedro y de todas las iglesias de la zona tañían mientras el helicóptero sobrevolaba la ciudad.

Antes de partir, el Papa publicó su último tuit desde su cuenta recién abierta en diciembre.

"Gracias por vuestro amor y cariño. Que siempre experimentéis la alegría que brinda el colocar a Cristo en el centro de sus vidas", dijo Benedicto XVI, que tuvo una emotiva despedida con los cardenales.   Continuación...

 
El papa Benedicto XVI finalizó el jueves su difícil pontificado, tras prometer obediencia incondicional al hombre que le suceda en la misión de dirigir a la Iglesia católica, que atraviesa uno de los períodos más críticos en sus 2000 años de historia. En la imagen, un helicóptero con el papa Benedicto XVI sale del Vaticano para llevar al pontífice a la residencia papal de verano en Castel Gandolfo, el 28 de febrero de 2013. REUTERS/Alessandro Bianchi