Manning se declara no culpable de ayudar al enemigo en el caso WikiLeaks

jueves 28 de febrero de 2013 19:08 CET
 

FORT MEADE, EEUU (Reuters) - El soldado estadounidense acusado de entregar despachos diplomáticos y otros documentos secretos a la organización WikiLeaks se declaró culpable el jueves de mal uso de material clasificado, pero rechazó el cargo más grave en un juicio militar, indicando que no ayudó al enemigo.

El soldado raso de primera clase Bradley Manning, de 25 años, hizo estas declaraciones antes de comparecer en un consejo de guerra, que empezará el procesamiento el 3 de junio, en un caso que se centra en la mayor filtración de documentos secretos en la historia de Estados Unidos.

Más tarde, empezó a testificar en su propia defensa durante una audiencia militar previa a su juicio.

"Creo que si el público general (...) tuviera acceso a la información (...) esto podría dar inicio a un debate nacional sobre el papel del Ejército y la política exterior en general", declaró ante la magistrada a cargo de la audiencia.

Durante la lectura de un comunicado de 35 páginas mientras permanecía sentado al lado de sus abogados, el joven describió sus sentimientos tras presentar la información secreta a WikiLeaks.

"Sentí que había hecho algo que me permitiría tener la conciencia limpia", dijo Manning, que habló bajo juramento durante más de una hora.

En la audiencia, Manning se declaró inocente del cargo más grave, el de ayudar al enemigo, a través de su abogado. El militar, que ha estado encarcelado en la Base Quantico de los Marines en Virginia durante más de 1.000 días, podría ser condenado a cadena perpetua si es hallado culpable de esa acusación.

Sin embargo, Manning se declaró culpable de una serie de 10 cargos menores por mal uso de información clasificada en la audiencia ante una juez militar, la coronel Denise Lind. Por esas acusaciones se enfrenta a una pena máxima de 20 años en prisión.

Manning, un oficial de inteligencia del Ejército, fue arrestado en mayo de 2010 cuando estaba destinado en Irak y se lo acusó de descargar miles de documentos clasificados, despachos diplomáticos y vídeos de combates para entregárselos a WikiLeaks.   Continuación...

 
El soldado del Ejército de Estados Unidos acusado en el caso WikiLeaks se declaró no culpable de ayudar al enemigo en una vista militar el jueves sobre la mayor filtración de secretos gubernamentales en la historia de Estados Unidos. En esta imagen de archivo, el soldado Bradley Manning es escoltado al salir del tribunal tras una vista en Fort Meade, en Maryland, el 8 de enero de 2013. REUTERS/Jose Luis Magana