ANÁLISIS-El arresto de una líder sindical envía una advertencia en México

miércoles 27 de febrero de 2013 22:42 CET
 

MÉXICO DF (Reuters) - El arresto de la poderosa líder del sindicato de maestros de México, considerada un símbolo de corrupción pero intocable por su enorme influencia, fue leído como un mensaje para los miembros del partido en el gobierno que tengan intención de resistirse a las reformas económicas prometidas por el presidente Enrique Peña.

Elba Esther Gordillo, que para muchos es un lastre para la modernización del sistema educativo, fue detenida el martes después de que el mandatario promulgara una ley que intenta poner límites al sindicato, dirigido por la mujer de 68 años desde hace más de dos décadas.

La fiscalía federal la acusa de desviar cerca de 200 millones de dólares (unos 153 millones de euros) provenientes de cuotas sindicales y usarlos en gastos particulares en tiendas de lujo, galerías de arte y para adquirir propiedades en California.

La mandamás del gremio, que durante décadas ejerció de maestra pero no sin graduarse, ha negado reiteradamente las acusaciones de enriquecimiento ilícito diciendo que administró sabiamente una herencia que recibió de su abuelo.

La inesperada detención fue aplaudida por diversos sectores y representa para muchos la esperanza de que Peña cumpla con su promesa de abatir la extendida corrupción tras décadas en las que Gordillo se codeó con presidentes, controló las plazas de maestros y hasta logró colocar a familiares en sectores clave de la Secretaría de Educación Pública.

"Esperamos que sea el precedente de una línea de acción firme, eficaz e imparcial en contra de la corrupción prevalente en diversos ámbitos de la vida nacional", dijo en un comunicado el influyente Consejo Coordinador Empresarial.

También es un intento del presidente por desvincularse de la vieja guardia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México durante gran parte del siglo pasado salpicado por casos de corrupción y autoritarismo.

Gordillo creció políticamente en las filas del PRI hasta que fue expulsada en 2006.

Con la llegada de Peña a la jefatura del Estado a inicios de diciembre, el PRI recuperó el poder que perdió en 2000 a manos de la derecha, cuyos presidentes mantuvieron estrechas relaciones con Gordillo.   Continuación...

 
El arresto de la poderosa líder del sindicato de maestros de México, considerada un símbolo de corrupción pero intocable por su enorme influencia, fue leído como un mensaje para los miembros del partido en el gobierno que tengan intención de resistirse a las reformas económicas prometidas por el presidente Enrique Peña. En esta imagen de archivo, la líder del sindicato mexicano de maestros Elba Esther Gordillo en un acto en Puebla, el 25 de mayo de 2011. REUTERS/Imelda Medina