27 de febrero de 2013 / 6:43 / en 5 años

BP acepta un papel en el vertido del Golfo, pero reparte las culpas

Después de escuchar las acusaciones de que BP puso las ganancias por encima de la seguridad en el primer día de testimonios en el juicio por el desastre de 2010 en la costa del golfo de México, un alto cargo de la compañía petrolera insistió en que la culpa debería ser compartida. En la imagen del 25 de febrero se puede ver a unos manifestantes exigiendo responsabilidades económicas a la petrolera británica en el exterior del edificio donde se celebra el juicio en Nueva Orleans, Luisiana. REUTERS/Jonathan Bachman

NUEVA ORLEANS, EEUU (Reuters) - Después de escuchar las acusaciones de que BP puso las ganancias por encima de la seguridad en el primer día de testimonios en el juicio por el desastre de 2010 en la costa del golfo de México, un alto cargo de la compañía petrolera insistió en que la culpa debería ser compartida.

Lamar McKay, jefe global de exploración, producción y desarrollo de BP, dijo el martes que el papel de la compañía británica como operador designado del pozo Macondo no significa que sea la única empresa que cometió fallos.

“El punto clave para mí es que no significa única y exclusiva, significa responsabilidad compartida”, dijo McKay, quien fue llamado por los demandantes en el juicio civil federal en Nueva Orleans en torno al vertido y sus consecuencias.

McKay, recientemente ascendido del cargo de presidente de BP America, es miembro del comité ejecutivo de la compañía con sede en Londres, junto con el consejero delegado Bob Dudley.

Fue el segundo testigo de los demandantes, el Departamento de Justicia y los estados de la costa, que han llevado a juicio a BP, el propietario de la plataforma Transocean y al proveedor de cemento Halliburton. Las tres compañías se han lanzado acusaciones mutuas sobre la explosión del pozo desde que ocurrió el desastre, el 20 de abril de 2010.

El testimonio de McKay siguió al de un destacado ingeniero forense, Bob Bea, quien dijo que BP propició el desarrollo de una cultura que puso la reducción de costos por encima la seguridad antes del accidente.

“Hay abundante evidencia de la intensa presión dentro del sistema para ahorrar tiempo y dinero”, dijo Bob Bea, cofundador del Centro para la Gestión de Riesgos Catastróficos en la Universidad de California, Berkeley. “Con el estrés y la presión llegan los sacrificios para la seguridad”.

Bea consultó con la comisión de la Casa Blanca que investiga el vertido y preparó un informe criticando a BP para los demandantes en el caso. El especialista también había consultado con BP respecto a la gestión de riesgo antes de 2005.

Según sus conclusiones, BP recortó sus costes en el golfo de México un 22 por ciento desde 2008 2009, mientras que la producción de gas y petróleo aumentó un 55 por ciento.

RETRASOS POR REPARACIONES

Pero el abogado de BP Mike Brock señaló que en 2008 la compañía gastó 205 millones de dólares en obras en sus plataformas de gas y petróleo Thunder Horse y Atlantis, comparado con los 43 millones de 2009.

La obras en Thunder Horse significaron que la producción en 2008 fue apenas una fracción de su nivel al año siguiente, dijo Brock. Thunder Horse sólo comenzó a bombear petróleo y gas a mediados de 2008, después de una demora para reparar errores de diseño en la plataforma y reparar filtraciones en el equipamiento del lecho marino.

Bea dijo durante el interrogatorio efectuado por parte de Robert Cunningham, abogado de la parte demandante, que le dijo a BP que “el dinero no lo era todo” y que los incentivos para la prevención de accidentes graves deberían ser iguales a los incentivos para las ganancias.

El estallido ocurrido en abril de 2010 causó una explosión que mató a 11 hombres, hundió la plataforma y vertió más de 4 millones de barriles de crudo en el Golfo.

Bea, muy conocido en Nueva Orleans - sede del juicio -, fue un testigo clave en el juicio por los fallos ocurridas en los diques durante el paso del huracán Katrina en 2005, inundando la ciudad y causando más de 1.800 muertos.

El juicio sin jurado ante el juez Carl Barbier está dividido en tres etapas, y la primera se centra en repartir la culpa entre los acusados y la severidad de su negligencia.

Por Kristen Hays

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below