México arresta a la poderosa líder del sindicato de profesores

miércoles 27 de febrero de 2013 07:42 CET
 

MÉXICO DF (Reuters) - El Gobierno de México arrestó el martes a la poderosa líder del sindicato de maestros, Elba Esther Gordillo, acusada de desviar millones de dólares, en el contexto de una campaña de reformas impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto.

El procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, dijo en una rueda de prensa que detectaron desvíos millonarios de recursos del sindicato en favor de Gordillo, de 68 años, quien fue detenida junto con otras tres personas en el aeropuerto de la ciudad de Toluca.

"Claramente estamos ante un caso en el que los recursos de los trabajadores al servicio de la educación han sido ilegalmente desviados de su objeto, beneficiándose varias personas, entre ellas Elba Esther Gordillo", dijo Murillo en una rueda de prensa.

La PGR habló del desvío de más de 2.000 millones de pesos (120 millones de euros).

El presidente Peña Nieto, que asumió el cargo en diciembre, promulgó en la víspera una histórica reforma que promete impulsar al rezagado sistema educativo de México, y a la que el sindicato se oponía.

"En este gobierno nadie estará por encima ni al margen de la ley", apuntó el procurador.

HISTORIA DE LUJOS Y CORRUPCION

Bajo la batuta de Gordillo, una ex figura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el poder, el sindicato controlaba a discreción la distribución de plazas y cargos, e incluso la venta de puestos de profesores, en un sistema donde ha imperado la corrupción.

Gordillo tomó las riendas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en 1989, sustituyendo a Carlos Jongitud, con la venia del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.   Continuación...

 
El Gobierno de México arrestó el martes a la poderosa líder del sindicato de maestros, Elba Esther Gordillo, acusada de desviar millones de dólares, en el contexto de una campaña de reformas impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto. Imagen de archivo de Gordillo en un acto en Puebla en abril de 2011. REUTERS/Imelda Medina