26 de febrero de 2013 / 19:44 / hace 4 años

La soberanía de Cataluña divide el voto del PSOE en el Congreso

Los socialistas catalanes del PSC rompieron el martes la disciplina de voto marcada por la dirección de la formación en Madrid al pronunciarse a favor del derecho de Cataluña a decidir sobre su soberanía en una votación del Congreso. En esta imagen de archivo, una apreja envuelta en la bandera catalana durante una manifestación en la Diada, en Barcelona, el 11 de septiembre de 2012.Gustau Nacarino

MADRID (Reuters) - Los socialistas catalanes del PSC rompieron el martes la disciplina de voto marcada por la dirección de la formación en Madrid al pronunciarse a favor del derecho de Cataluña a decidir sobre su soberanía en una votación del Congreso.

Los diputados socialistas rebeldes se alinean así con formaciones como Convergència i Unió (CIU), que basó su campaña en las pasadas elecciones catalanas -de las que salió vencedor, aunque perdiendo apoyo- en celebrar un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

El debate sobre la independencia de Cataluña ha alcanzado una intensidad inusitada tras 30 años de autonomía en medio de una fuerte crisis económica en España. El pasado septiembre, coincidiendo con la celebración de la Diada, miles de personas salieron a las calles para reclamar su independencia.

La decisión de los diputados el martes en la votación sobre las resoluciones del debate del estado de la nación supone un nuevo capítulo en la ya tensa relación entre el PSOE y sus socios catalanes.

Días antes, el secretario del PSC, Pere Navarro, ya había puesto en apuros a la dirección nacional del PSOE al pedir abiertamente la abdicación del rey Juan Carlos para que su hijo, el Príncipe de Asturias, diera paso a una "segunda transición".

CiU, Iniciativa per Catalunya y Esquerra Republicana de Catalunya habían presentado sendas resoluciones a favor de una consulta de autodeterminación catalana. Los socialistas catalanes aceptaron las dos primeras, más concretas, pero rechazaron la de ERC, alegando que superaba los límites de lo razonable.

Sin embargo, la ex ministra de Defensa, Carme Chacón, cabeza de lista del PSC por Barcelona, se desmarcó del voto de sus 13 compañeros en el hemiciclo y rechazó las tres resoluciones, siguiendo la línea marcada por Ferraz.

"Yo lo que no voy a apoyar es las resoluciones de tres partidos que han puesto en marcha un proceso de ruptura de Cataluña con España, porque creo firmemente en la suma de Cataluña y el resto de España por una Europa distinta", afirmó Chacón. "Por eso me presenté a las elecciones y por eso voy a luchar", añadió.

Esta decisión fue mayoritariamente interpretada como un paso en la estrategia de la socialista catalana para conseguir el liderazgo del PSOE.

"Chacón no vota porque quiere ser la líder del socialismo español. Punto y final", afirmó el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Durán i Lleida, en su cuenta de Twitter después del anuncio de la diputada.

Desde ICV, la diputada Laia Ortiz mostró la satisfacción de su partido por el apoyo del PSC. "Advertimos también al bipartidismo de la cámara, al PP y al PSOE: no nieguen la voluntad de expresarse a Cataluña, no retomen el camino de llevar al Constitucional la voluntad del pueblo de Cataluña o de cepillar el Estatut", dijo la diputada catalana. "El inmovilismo sólo amplia las heridas y ese inmovilismo ha hecho mucho daño a este país", concluyó.

A pesar del desmarque del PSC, ninguna de las resoluciones por el derecho a decidir de Cataluña obtuvo el apoyo necesario para ser aprobada, en un hemiciclo donde la mayoría absoluta del PP no permite que se apruebe ninguna iniciativa sin el apoyo del partido del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

LA CORRUPCIÓN, A DEBATE

Por otro lado, y en medio de sucesivos escándalos de corrupción, el Congreso sí consiguió dar luz verde a una resolución sobre "regeneración democrática" con el apoyo del PP, CiU, Unión Progreso y Democracia, Coalición Canaria y Unión del Pueblo Navarro.

El texto defiende la necesidad de "un acuerdo de las fuerzas políticas, con el fin de adoptar cuantas medidas de regeneración democrática, fortalecimiento institucional y lucha contra la corrupción sean precisas para que los ciudadanos aumenten su confianza en las instituciones".

Con un 26 por ciento de los españoles desempleados y una economía maltrecha, la ciudadanía asiste entre indignada y asombrada a una sucesión de noticias sobre supuestos casos de corrupción que salpican fundamentalmente a la clase política, y que han convertido este tema en una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, por detrás de la situación económica y el desempleo, según la última encuesta del CIS, de enero pasado.

El texto aprobado el martes insta al Gobierno a reformar la ley de financiación de partidos, la del Tribunal de Cuentas, la de Contratos del Sector Público para fortalecer el régimen de prohibiciones de contratación a los condenados por corrupción y a reformar el Código Penal para endurecer la sanción de la corrupción, entre otros aspectos.

Sin embargo, unas horas antes, en la Comisión de Justicia, el PP había votado en contra de las iniciativas del PSOE, Izquierda Unida y ERC, que luego no aceptaron la resolución conjunta, para excluir del derecho al indulto de los casos de corrupción.

/Por Edgar Aribau/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below