Sexo y escándalos de poder centran las conversaciones previas al cónclave

martes 26 de febrero de 2013 20:24 CET
 

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - Los escándalos sexuales y de poder que acechan a la Iglesia católica a están jugando un papel importante en las reuniones previas al conclave del próximo mes para elegir al nuevo Papa después de que dos cardenales pidiesen el martes más debate interno sobre estos temas.

Un grupo de apoyo para víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes hizo también lo que deacribió como un "último recurso de súplica" al papa Benedicto XVI para que use su autoridad antes de dimitir el jueves y sancione a los obispos que han protegido a clérigos pederastas en sus diócesis.

El problema de los abusos tomó carácter de urgencia después de que el cardenal de Escocia Keith O'Brien, acusado de comportamiento impropio con sacerdotes jóvenes, renunciase como arzobispo de Edimburgo el lunes y se retirase del cónclave de la Capilla Sixtina para elegir al nuevo Sumo Pontífice.

El portavoz de la oficina de prensa de los católicos escoceses dijo que O'Brien estaba recibiendo consejo legal y respondería a las acusaciones "anónimas y no específicas" contra él.

El cardenal Cormac Murphy-O'Connor, que ahora es el único prelado británico que asistirá a las conversaciones previas al cónclave entre los cardenales la próxima semana en el Vaticano, dijo en Londres que el abuso sexual de menores estaba entre los escándalos más graves en la Iglesia.

"Esa será una de las principales cosas que discutirán los cardenales", dijo Murphy-O'Connor, que no puede votar porque tiene más de 80 años pero puede unirse a los cardenales electores en sus discusiones a puerta cerrada sobre los retos para el próximo Papa.

El francés Jean-Louis Tauran dijo en una entrevista en un periódico que los electores, que son 115 tras la renuncia de O'Brien, deberían estar informados de un informe secreto sobre corrupción en el Vaticano preparado para Benedicto XVI.

El pontífice saliente ha decidido reservar el informe para su sucesor, pero los tres cardenales de más de 80 años que lo redactaron podrán informar a los electores sobre algunas de sus averiguaciones durante las consultas de la próxima semana.

PIDIENDO QUE SE DEN NOMBRES   Continuación...

 
Los escándalos sexuales y de poder que acechan a la Iglesia católica a están jugando un papel importante en las reuniones previas al conclave del próximo mes para elegir al nuevo Papa después de que dos cardenales pidiesen el martes más debate interno sobre estos temas. En la imagen, un trabajador coloca estructuras para los medios frente a la plaza de San Pedro en el Vaticano, el 26 de febrero de 2013. REUTERS/Alessandro Bianchi