Mueren 18 turistas en un accidente de globo en Egipto

martes 26 de febrero de 2013 12:33 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - Dieciocho turistas europeos y asiáticos murieron el martes al estrellarse un globo aerostático cerca de la ciudad turística egipcia de Luxor tras una explosión de gas en pleno vuelo, dijeron las autoridades.

El responsable turístico Ahmed Abud dijo que la explosión tuvo lugar cuando el globo estaba a una altura de unos 300 metros por encima de Luxor, famosa por sus templos faraónicos y tumbas del valle de los Reyes, entre ellas la de Tutankamon.

El piloto sobrevivió al saltar de la cesta cuando estaba a unos 10-15 metros del suelo, explicó Abud, que dirige una asociación que representa a los operadores de globos de Luxor, y agregó que está siendo atendido por quemaduras.

Uno de los turistas también sobrevivió a la explosión, que según Abud fue causada por una explosión en la manguera entre el quemador del globo y la bombona de gas.

Mohamed Mustafa, médico del hospital en el que estaban siendo atendidos ambos, dijo que entre los muertos hay británicos, japoneses y ciudadanos chinos de Hong Kong. Además hay otros tres heridos, dijo.

El gobernador de la provincia de Luxor dijo en Al Yazira que algunos de los cuerpos no han sido identificados.

Konny Mathews, asistente de la gerencia en el hotel Al Mudira de Luxor, dijo que escuchó una explosión hacia las 7 de la mañana (05:00 GMT).

"Fue una enorme explosión. Fue una explosión espantosa, aunque fue a varios kilómetros del hotel", dijo por teléfono. "Algunos de mis empleados dijeron que sus casas se vieron sacudidas".

El globo cayó en la ribera oeste del río Nilo, donde se encuentran muchos de los lugares históricos.   Continuación...

 
Dieciocho turistas europeos y asiáticos murieron el martes al estrellarse un globo aerostático cerca de la ciudad turística egipcia de Luxor tras una explosión de gas en pleno vuelo, dijeron las autoridades. En la imagen, un grupo de expertos examinan los restos del globo que se estrelló en Luxor, el 26 de febrero de 2013. REUTERS/Stringer