Italia afronta una parálisis postelectoral y asusta a los inversores

martes 26 de febrero de 2013 11:37 CET
 

ROMA (Reuters) - La bolsa italiana caía y los costes de financiación de la deuda soberana subían el martes mientras los inversores reaccionaban con temor ante la parálisis política provocada por unas elecciones que han dejado estupefacto al país, con el movimiento antisistema del cómico Beppe Grillo como el más fuerte y sin que ninguna formación consiguiera una mayoría clara en el Parlamento.

"El ganador es: la ingobernabilidad", dijo el titular del diario de Roma Il Messaggero, haciéndose eco del estancamiento que tendrá que afrontar el país en las próximas semanas, en las que enemigos jurados se verán obligados a trabajar juntos para formar gobierno.

En la Cámara de Diputados, el grupo de centroizquierda de Pier Luigi Bersani tendrá la mayoría gracias al premio que recibe el partido más votado, aunque lo consiguió por una diferencia de apenas unos miles de votos sobre el centroderecha del ex primer ministro Silvio Berlusconi.

En el Senado, donde los escaños se atribuyen según los resultados en las regiones, la situación es mucho más confusa, con un reparto muy igualado de senadores. Hacen falta 158 para tener una mayoría.

Cualquier gobierno de coalición necesita controlar las dos cámaras para conseguir que se aprueben las leyes.

En una señal de hacia dónde podrían girar las tornas, Berlusconi indicó que está abierto a una gran coalición con Bersani.

Los mercados financieros mundiales reaccionaron con nerviosismo ante la perspectiva de la ingobernabilidad en la tercera mayor economía de la eurozona, con el recuerdo aún fresco de la crisis que llevó a la unión monetaria al borde del colapso en 2011.

La bolsa de Milán cayó más de un cuatro por ciento en la apertura y el diferencia de los bonos italianos a 10 años con los alemanes usados de referencia se amplió a 338,7 puntos básicos, el nivel más alto desde el 10 de diciembre.

Un aliado de la canciller alemana, Angela Merkel, urgió a Italia a seguir en el camino de las reformas emprendidas por el gobierno tecnócrata de emergencia de Mario Monti.   Continuación...

 
Italia se despertaba el martes con la perspectiva de una parálisis política tras unas elecciones que dejó estupefacto al país, puesto que el Movimiento Cinco Estrellas antisistema del cómico Beppe Grillo se convirtió en el partido más fuerte y ninguna formación consiguió una mayoría clara en el Parlamento. Imagen de unos simpatizantes del Partido Democrático de centroizquierda dirigido por Pier Luigi Bersani, que ganó las elecciones por la mínima, en un mítin en Nápoles ell21 de febrero. REUTERS/Alessandro Bianchi