DATOS-La financiación de los partidos políticos

lunes 25 de febrero de 2013 07:53 CET
 

MADRID (Reuters) - La financiación de los partidos políticos en España está regulada por una Ley Orgánica de 2007 que sustituye a otra de 1987, que es la que estuvo en vigor durante la mayor parte del periodo que abarcan los llamados "papeles de Bárcenas", relativos a presuntos pagos irregulares a altos cargos del Partido Popular.

La publicación de una supuesta contabilidad oculta de la formación en el poder ha exacerbado la indignación ciudadana con los escándalos de corrupción, alimentados por años de derroches durante el boom inmobiliario, y ha puesto de manifiesto la falta de recursos para combatir las malas prácticas políticas.

-- -- Enlace a un cuadro con las cuentas de los principales partidos políticos: link.reuters.com/zyv26t

Estos son los principales datos de la ley de 1987 y de la de 2007, así como las modificaciones incluidas en octubre del año pasado.

LEY DE 1987:

-- No permite aportaciones anónimas que superen el 5 por ciento de la cantidad asignada en los Presupuestos Generales del Estado en ese ejercicio

-- No permite aportaciones procedentes de una misma persona física o jurídica que superen los 10.000.000 de pesetas anuales (60.001 euros)

-- No permite aportaciones de empresas públicas ni de empresas que presten servicios o realicen obras o suministros para alguna Administración Pública

-- Los importes se tienen que abonar en cuentas destinadas únicamente a ese fin   Continuación...

 
La financiación de los partidos políticos en España está regulada por una Ley Orgánica de 2007 que sustituye a otra de 1987, que es la que estuvo en vigor durante la mayor parte del periodo que abarcan los llamados "papeles de Bárcenas", relativos a presuntos pagos irregulares a altos cargos del Partido Popular. Combinación de fotografías del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y del líder de la oposición y del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante el debate sobre el estado de la nación el 20 de febrero en el Congreso de los Diputados. REUTERS/Sergio Pérez