Moutinho agua la fiesta europea al Málaga en Oporto

martes 19 de febrero de 2013 23:07 CET
 

(Reuters) - Joao Moutinho consiguió el único gol del duelo de octavos de final de la Liga de Campeones entre el Oporto y el Málaga, que el martes sufrió su primera derrota, por 1-0, en su primera campaña en la máxima competición europea de clubes.

El Oporto fue el dueño del balón durante la mayor parte del encuentro pero tuvo que esperar hasta el segundo tiempo para superar a la defensa del equipo de Manuel Pellegrini.

El lateral brasileño Alex Sandro colocó un preciso pase en el área que Moutinho remató a sangre fría en el minuto 56.

Las repeticiones mostraron que Moutinho estaba fuera de juego pero el tanto subió al marcador a pesar de la oposición de los jugadores del Málaga.

El Málaga, que nunca había jugado en Europa, defendió bien en la primera mitad pero fue inofensivo en ataque con Roque Santa Cruz y Julio Baptista silenciados por la defensa portuguesa.

Los entrenadores Vitor Pereira, del Oporto, y Pellegrini, dijeron que esperaban mucho fútbol de ataque pero, al menos en la primera mitad, no se cumplieron las expectativas.

En la segunda parte, Moutinho, de 26 años, demostró por qué es tan codiciado por los equipos europeos de gran presupuesto.

Con una batería de cazatalentos en las gradas del estadio Dragao, dictó el ritmo de juego, recuperó docenas de balones perdidos y encontró la energía suficiente para plantarse en el área.

"Perder nunca es bueno pero perder por 1-0 es lo mejor que podíamos esperar", dijo el defensa del Málaga Martín Demichelis a TVE. "Fue una pena pero nos pasó contra un rival fantástico que supo cómo presionarnos y controlar bien el balón".   Continuación...

 
Joao Moutinho consiguió el único gol del duelo de octavos de final de la Liga de Campeones entre el Oporto y el Málaga, que el martes sufrió su primera derrota, por 1-0, en su primera campaña en la máxima competición europea de clubes. En la imagen, el jugador del Oporto Joao Moutinho celebra su tanto contra el Málaga en el partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, en el estadio Dragao de Oporto, el 19 de febrero de 2013. REUTERS/Jose Manuel Ribeiro