Un grupo de seguridad sospecha del ejército chino en casos de 'hackeos'

martes 19 de febrero de 2013 12:34 CET
 

PEKIN/SAN FRANCISCO (Reuters) - Una unidad militar secreta china está detrás de una serie de ataques cibernéticos, dijo una firma de seguridad estadounidense, lo que llevó a China a negarlo con contundencia y a asegurar que en realidad era víctima de un 'hackeo' de Estados Unidos.

La compañía, Mandiant, identificó a Unit 61398, del Ejército de Liberación del Pueblo, con sede en Shanghái, como la que más probablemente esté detrás del 'hackeo'. Mandiant dijo que creía que la unidad había llevado a cabo ataques "sostenidos" contra una amplia serie de industrias.

"La naturaleza del trabajo de la 'Unit 61398' es considerada por China como secreto de estado; sin embargo, creemos que está comprometida en 'operaciones de redes informáticas' dañinas", dijo Mandiant en un informe difundido en Estados Unidos el lunes.

"Es momento de reconocer la amenaza que está originando en China y queríamos poner de nuestra parte para armar y preparar a profesionales de la seguridad para combatir esa amenaza con eficacia", dijo.

El Ministerio chino de Exteriores dijo que el Gobierno se oponía firmemente a este tipo de acciones de hackeo, añadiendo que dudaba de las pruebas presentadas en el informe.

"Los ataques por parte de hackers son transnacionales y anónimos. Determinar su origen es extremadamente difícil. No sabemos cómo pueden mantener este supuesto informe", dijo el portavoz Hong Lei a la prensa.

"Las críticas arbitrarias basadas en datos rudimentarios son irresponsables, poco profesionales y no ayudan a resolver el asunto".

Hong citó un estudio chino que señaló que Estados Unidos estaba detrás de ataques cibernéticos en China.

"De los ataques piratas mencionados en Internet, los ataques que tienen su origen en Estados Unidos aparecen los primeros".   Continuación...

 
Una unidad militar secreta china está detrás de una serie de ataques cibernéticos, dijo una firma de seguridad estadounidense, lo que llevó a China a negarlo con contundencia y a asegurar que en realidad era víctima de un 'hackeo' de Estados Unidos. En la imagen, una bandera china en la plaza de Tiananmen el 23 de enero de 2013. REUTERS/Petar Kujundzic