El G-20 se opone a la "guerra de divisas", no llega a acuerdo de deuda

sábado 16 de febrero de 2013 15:16 CET
 

MOSCÚ (Reuters) - El grupo de los 20 declaró el sábado que no habrá una "guerra de divisas" y aplazó sus planes de establecer nuevos objetivos de reducción de déficit, en un indicio de la preocupación por el frágil estado de la economía mundial.

Las políticas expansivas de Japón, que han hecho bajar al yen, se escaparon a las críticas en un comunicado acordado en Moscú por los responsables financieros del G-20, que reúne a mercados desarrollados y emergentes y supone el 90 por ciento de la economía mundial.

Tras las conversaciones hasta última hora de la noche, los ministros de Finanzas y banqueros centrales llegaron a un acuerdo sobre un texto más cercano de lo esperado al comunicado conjunto que emitió el martes pasado el Grupo de los Siete países más ricos respaldando unos tipos de cambio determinados por el mercado.

Un borrador del comunicado visto por delegados el viernes se había distanciado de la llamada del G-7 a una política fiscal y monetaria que no vaya dirigida a los tipos de cambio, pero la versión final incluía un compromiso del G-20 a contenerse de adoptar devaluaciones competitivas y estableció que la política monetaria apuntará a la estabilidad de precios y el crecimiento.

El ministro ruso de Finanzas, Anton Siluanov, destacó el consenso al que llegó el G-20 de no promover sus economías con la ayuda de la manipulación cambiaria.

"Los cambios en la política cambiaria de un país afectarán a los demás", afirmó en una rueda de prensa tras presidir una reunión de ministros de Finanzas y banqueros centrales en Moscú.

Siluanov explicó que debería haber competencia entre las economías y no entre las monedas. "Esto es lo que los gobiernos deberían hacer, y no la manipulación de los mercados cambiarios", dijo.

Antes, el ministro canadiense de Finanzas, Jim Flaherty, había destacado el endurecimiento del tono de las conversaciones. "Es más fuerte de lo que era, pero anoche quedó bastante claro que todo el mundo en la mesa quiere evitar cualquier clase de disputa monetaria".

El comunicado no señalaba a Japón por las agresivas políticas monetarias que han hecho bajar al yen un 20 por ciento, una tendencia que podría continuar.   Continuación...

 
El grupo de los 20 declaró el sábado que no habrá una "guerra de divisas" y aplazó sus planes de establecer nuevos objetivos de reducción de déficit, en un indicio de la preocupación por el frágil estado de la economía mundial. En la imagen, el ministro ruso de Finanzas Anton Siluanov (en el centro) tras una foto de familia de la reunión de minsitros de finanzas y banqueros centrales del G-20 en Moscú, el 16 de febrero de 2013. REUTERS/Sergei Karpukhin