La eurozona cae en una recesión más profunda de lo esperado

jueves 14 de febrero de 2013 12:45 CET
 

BERLIN/PARIS (Reuters) - La zona euro cayó más profundo de lo esperado en la recesión en el cuarto trimestre de 2012 debido a que las dos economías más grandes, Alemania y Francia, se contrajeron fuertemente al final de un año lamentable para los países de la moneda única.

Con esto, 2012 se ha convertido en el primer año sin un trimestre que registre crecimiento económico en la eurozona, según la Oficina de Estadísticas de la Unión Europea, que reúne datos desde 1995.

La producción económica de los 17 países cayó un 0,6 por ciento en el cuarto trimestre, tras un descenso del 0,1 por ciento en el tercer trimestre.

Esta fue la mayor caída desde el primer trimestre de 2009 y es más grave que el pronóstico promedio, que anticipaba un descenso del 0,4 por ciento, según un sondeo de Reuters entre 61 economistas.

El Producto Interior Bruto (PIB) de los 17 en el año cayó un 0,5 por ciento.

Dentro de la zona, sólo Estonia y Eslovaquia crecieron en el último trimestre del año, aunque no hay cifras disponibles aún para Irlanda, Grecia, Luxemburgo, Malta y Eslovenia.

Sin duda, las grandes economías marcaron la pauta.

Alemania se contrajo el 0,6 por ciento en el trimestre, marcando su peor comportamiento desde 2009, en plena crisis financiera global. El descenso del 0,3 por ciento en Francia también fue un poco peor de lo esperado.

Lo preocupante para Berlín es que sus exportaciones - el motor de la economía alemana - las que más daño causaron, cayendo mucho más que las importaciones, aunque los economistas anticipan una rápida recuperación de ese sector.   Continuación...

 
La zona euro cayó más profundo de lo esperado en la recesión en el cuarto trimestre de 2012 debido a que las dos economías más grandes, Alemania y Francia, se contrajeron fuertemente al final de un año lamentable para los países de la moneda única. En la imagen del 29 de enero se pueden ver las manos del consejero delegado del banco cooperativa alemán Raiffeisen Gammesfeld, Peter Breiter, haciendo un paquete de monedas de euro en Gammesfeld, en el estado de Baden-Württemberg. REUTERS/Lisi Niesner