Israel lucha por mantener en secreto una historia de espionaje

miércoles 13 de febrero de 2013 16:43 CET
 

JERUSALÉN (Reuters) - La misteriosa muerte de un preso australiano en Israel ha llamado la atención sobre un sistema de censura militar que cada vez lo tiene más difícil para controlar información secreta que a menudo sólo está a un clic en Internet.

El caso gira en torno a un hombre, que según dijo el martes el canal australiano de ABC era un miembro del Mossad, la agencia de espionaje israelí. La cadena dijo que el hombre se suicidó en prisión en 2010 en un ala aislada de alta seguridad construida en un principio para el asesino del primer ministro Yitzhak Rabin.

El motivo del encarcelamiento de ese hombre, al que ABC identificó como Ben Zygier, sigue siendo un secreto celosamente guardado, y las noticias que tratan asuntos de seguridad del Estado deben enviarse a censores militares para su revisión.

En una maniobra muy poco común, unas horas después de la noticia de ABC los editores israelíes fueron convocados a una reunión de emergencia con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y se les pidió que no publicaran una historia "muy bochornosa para cierta agencia del Gobierno", según el diario israelí Haaretz.

Los medios israelíes que habían recogido la noticia se apresuraron a retirarla de sus páginas web, lo que sólo atrajo más atención sobre el caso. La conversación se extendió por medios sociales, ofreciendo a los israelíes que hablan otros idiomas enlaces a páginas extranjeras de noticias.

A los periodistas israelíes se les pide desde hace décadas que firmen que aceptarán las normas de censura militar cuando piden una acreditación para la oficina de prensa del Gobierno. Si violan las reglas, se arriesgan a que se les rechacen carnés de prensa y, en el caso de los extranjeros, visados de trabajo.

"O trabajas con nosotros, o trabajas en el extranjero", dijo en noviembre a un corresponsal de Reuters un censor militar, advirtiendo en contra de informar sobre dónde caen los cohetes palestinos en Israel, durante los ocho días de guerra en Gaza.

VERGÜENZA

En la Era de Internet, los esfuerzos de Israel por volver a meter el genio en la botella resultaron infructuosos.   Continuación...

 
La misteriosa muerte de un preso australiano en Israel ha llamado la atención sobre un sistema de censura militar que cada vez lo tiene más difícil para controlar información secreta que a menudo sólo está a un clic en Internet. En la imagen, un guarda de prisiones israelí ante la prisión de Ayalon, en Ramle, cerca de Tel Aviv, el 13 de febrero de 2013. REUTERS/Nir Elias