13 de febrero de 2013 / 11:23 / en 5 años

El escándalo sobre la carne de caballo provocará controles más duros

El comisario de Asuntos Sanitarios y del Consumidor de la UE, Tonio Borg, dijo que había habido productos cárnicos etiquetados fraudulenta o negligentemente y que todos los países que los habían manejado estaban bajo sospecha. En la imagen, varias piezas de carne etiquetadas en un mercado de Lisboa el 12 de febrero de 2013. REUTERS/Rafael Marchante

BRUSELAS (Reuters) - Se espera que los países europeos refuercen los análisis de los productos alimentarios en respuesta a un escándalo provocado por la venta de carne de caballo etiquetada como de vacuno, mientras las autoridades tratan de encontrar la fuente del supuesto fraude.

Todas las empresas que han manejado carne de caballo falsamente etiquetada están bajo sospecha, dijo el miércoles el comisario de Asuntos Sanitarios de la Unión Europea, añadiendo que la Comisión Europea está estudiando reforzar la legislación comunitaria sobre el etiquetado de productos.

Ministros de los países más afectados se reunirán en Bruselas el mismo miércoles para abordar la respuesta que dar al escándalo, que saltó a luz después de que varias pruebas mostraran que productos etiquetados como carne de vacuno contenían hasta un 100 por ciento de carne de caballo.

Las autoridades han dicho que no existe un riesgo para la salud pública procedente de esta carne. Pero el incidente ha causado repulsión en el Reino Unido, donde muchos ven con repugnancia la idea de comer carne de caballo, y ha hecho aumentar las preocupaciones sobre la seguridad de las complejas cadenas de alimentación en Europa.

“Es evidente que en algún lugar de la cadena, alguien (..) ha etiquetado un producto fraudulenta, o quizás negligentemente, de forma falaz”, declaró a la prensa el comisario de Asuntos Sanitarios, Tonio Borg.

“Todos estos países a través de los cuales ha pasado este producto cárnico están, por supuesto, bajo sospecha. Por los países, me refiero a las empresas en estos países que han manejado este producto cárnico”, dijo, añadiendo que sería injusto a estas alturas señalar a ninguna organización en particular.

El encuentro del miércoles se centra en el refuerzo de la actual regulación europea, particularmente en las pruebas de los productos por parte de las autoridades nacionales, según Borg.

El ministro británico de Finanzas, George Osborne, dijo que es necesario establecer controles más duros sobre los productos para recuperar la confianza del público.

“Lo que queremos hacer es asegurar que tenemos los controles adecuados en marcha para que todas las familias sepan exactamente lo que están comiendo”, declaró a Sky TV.

La Comisión dijo que también estaba estudiando la opción de introducir marcas que indicaran el país de origen en los productos cárnicos procesados, aunque altos cargos dijeron en privado que la complejidad de las cadenas de suministro haría que fuera casi imposible de aplicar.

¿NO SÓLO CABALLO?

En las pruebas rutinarias de la Autoridad de Sanidad Alimentaria de Irlanda se encontró carne de caballo en hamburguesas congeladas producidas por empresas en Irlanda y Reino Unido y vendidas en cadenas de supermercados como Tesco, el mayor minorista de Reino Unido.

Las preocupaciones crecieron la semana pasada cuando la filial británica del grupo de alimentos congelados Findus [FODVT.UL] comenzó a retirar paquetes de lasaña congelada de carne de vacuno, avisado por su proveedor francés Comigel, después de que pruebas mostraran que hasta el 100 por ciento de la carne de este producto fuera de caballo.

El asunto ha implicado desde entonces a operadores e intermediarios en una serie de países de la UE, desde los mataderos de Rumanía y las fábricas de Luxemburgo, a los comerciantes de Chipre y las empresas alimentarias en Francia.

Alemania dijo que estaba investigando una remesa de lasaña de carne de vacuno enviada desde Luxemburgo a un distribuidor anónimo en Renania del Norte-Westfalia, ante la sospecha de que pudiera contener carne de caballo.

La primera prueba de que el escándalo del etiquetado podría ir más allá de la carne de caballo también ha aparecido. La cadena de supermercados británica Waitrose dijo que estaba comprobando si algunas de sus albóndigas de carne de vacuno británicas pudieran contener carne de cerdo.

La empresa, parte de John Lewis Partnership [JLP.UL], ha retirado el producto del mercado.

/Por Charlie Dunmore/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below