¿Llegará un latinoamericano a Papa tras la renuncia de Benedicto XVI?

lunes 11 de febrero de 2013 16:25 CET
 

PARIS (Reuters) - Tras el sorprendente anuncio del papa Benedicto XVI de que renunciará a final de mes, puede que esté cerca el momento de que la Iglesia católica elija a su primer pontífice no europeo, y podría ser un latinoamericano.

La región representa al 42 por ciento de la población católica de todo el mundo, de unos 1.200 millones de fieles, por lo que es el mayor bloque dentro de la Iglesia, comparado con un 25 por ciento en Europa.

Tras Juan Pablo II, que era polaco, y Benedicto XVI, nacido en Alemania, el puesto, en el pasado reservado a los italianos, ahora está abierto a todos.

El origen dependerá del perfil que consideren mejor los cardenales encargados de la decisión en el próximo cónclave.

Dos responsables del Vaticano recientemente dieron indicios sorprendentemente claros sobre los posibles sucesores. El resultado de sus declaraciones es que el próximo Papa bien podría ser de Latinoamérica.

"Conozco muchos obispos y cardenales de América Latina que podrían asumir la responsabilidad de la Iglesia universal", dijo el arzobispo Gerhard Mueller, quien ahora ostenta la anterior posición del Papa como jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

"La Iglesia universal enseña que el cristianismo no se centra en Europa", dijo el arzobispo nacido en Alemania al diario Rheinische Post de Dusseldorf justo antes de Navidad.

El cardenal suizo Kurt Koch, al frente del departamento vaticano de la unidad cristiana, dijo al diario Tagesanzeiger en Zurich en aquel momento que el futuro de la Iglesia no está en Europa.

"Sería bueno si hubiera candidatos de Africa o Sudamérica en el próximo cónclave", dijo, en referencia a la elección a puerta cerrada en la Capilla Sixtina del Vaticano.   Continuación...

 
Tras el sorprendente anuncio del papa Benedicto XVI de que renunciará a final de mes, puede que esté cerca el momento de que la Iglesia católica elija a su primer pontífice no europeo, y podría ser un latinoamericano. En la imagen, una estatua frente a la ventana del Papa en el Vaticano el 11 de febrero de 2013. REUTERS/Alessandro Bianchi