Nueve muertos y 700.000 hogares sin electricidad por las nevadas en EEUU

domingo 10 de febrero de 2013 10:41 CET
 

BOSTON/NUEVA YORK, EEUU (Reuters) - Una poderosa tormenta de nieve acompañada de vientos con fuerza de huracán azotaba el noreste de Estados Unidos, causando al menos nueve muertos y el corte de energía en unos 700.000 hogares, además del cierre de locales comerciales y la cancelación de miles de vuelos.

La tormenta, que se extiende desde los Grandes Lagos hasta la costa del Atlántico, acumuló más de 90 centímetros de nieve en el noreste de Estados Unidos, dijo el Servicio Nacional de Meteorología.

En Stratford, Connecticut, el alcalde John Harkins dijo a la cadena local de televisión WTNH que nunca había visto una nevada tan fuerte, con niveles de 12,5 centímetros por hora.

La tormenta centró su furia en Connecticut, Rhode Island y Massachusetts. El récord de nieve caída, de 95 centímetros, se produjo en Milford, Connecticut.

El gobernador de Rhode Island, Lincoln Chafee, prohibió todos los viajes por carreteras con el fin de ayudar a los equipos que intentaban quitar la nieve. Chafee dijo a CNN que la Guardia Nacional estaba rescatando a los automovilistas atascados.

La tormenta acumuló 73,2 centímetros de nieve en Portland, Maine, rompiendo un récord de 1979, mientras que el servicio meteorológico dijo que hay más nieve en camino.

La policía del condado de Suffolk, en Nueva York, utilizó motos de nieve en algunos casos para rescatar a cientos de automovilistas atrapados durante la noche en la autopista de Long Island, dijo el portavoz policial Rich Glanzer. Algunos en la zona pasaron la noche en sus vehículos.

La tormenta provocó cinco muertes en Connecticut, dijo en una rueda de prensa el gobernador Dannel Malloy.

Una mujer de 80 años falleció atropellada por un vehículo mientras despejaba la entrada de su casa, y un hombre de 40 años se desmayó mientras paleaba nieve en Shelton, informó la policía.   Continuación...

 
Una poderosa tormenta de nieve acompañada de vientos con fuerza de huracán azotaba el noreste de Estados Unidos, causando al menos nueve muertos y el corte de energía en unos 700.000 hogares, además del cierre de locales comerciales y la cancelación de miles de vuelos. Imagen del 9 de febrero de una calle en la ciudad de Jersey, en el estado homónimo. REUTERS/Eduardo Muñoz