Cinco muertos al estrellarse una avioneta en el aeropuerto de Charleroi

sábado 9 de febrero de 2013 17:31 CET
 

BRUSELAS (Reuters) - Una avioneta se estrelló el sábado en el aeropuerto belga de Charleroi, causando la muerte de cinco personas y cerrando durante seis horas del aeródromo utilizado principalmente por Ryanair y otras aerolíneas de bajo coste en un fin de semana de vacaciones escolares.

El aparato, una Cessna, tuvo problemas en el despegue e intentó regresar a Charleroi para hacer un aterrizaje de emergencia, pero se estrelló en un lateral de la pista, según responsables del aeropuerto.

"Hubo un problema en el despegue e intentaron volver, pero desgraciadamente el avión se estrelló", dijo Melissa Milioto, portavoz del aeropuerto. "Han muerto cinco personas".

Los bomberos echaron agua sobre el aparato, que quedó reducido a un esqueleto de hierro retorcido en el que solo se podía reconocer la cola, según se vio en las imágenes en televisión.

Responsables aeroportuarios dijeron que los cinco muertos fueron tres niños, su madre y su abuelo - que era el piloto -, todos de nacionalidad belga.

El aeropuerto cerró inmediatamente después del accidente, ocurrido justo antes de las 10:00 hora local (09:00 GMT) y reabrió a las 4 de la tarde después de que se completara la investigación en la pista.

Ryanair, que es la principal aerolínea que lo utiliza, informó de la cancelación de cuatro vuelos en una fecha que supone el inicio de las vacaciones escolares de mitad de trimestre en Bélgica, cuando muchas familias salen a esquiar.

El aeropuerto de Charleroi, conocido también como Bruselas Sur Charleroi, es el segundo del país después del de Zaventem, en la capital, y se espera que por él circulen 140.000 pasajeros en este periodo festivo.

 
Una avioneta se estrelló el sábado en el aeropuerto belga de Charleroi, causando la muerte de cinco personas y el cierre del aeródromo utilizado principalmente por Ryanair y otras aerolíneas de bajo coste. En la imagen del 9 de febrero, un fotógrafo de la policía inspecciona los restos de la avioneta. REUTERS/Sebastien Pirlet