Manifestantes chocan con la policía en Egipto tras varios días de calma

viernes 8 de febrero de 2013 19:42 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - Miles de egipcios marcharon el viernes en varias ciudades del país en contra del presidente islamista Mohamed Mursi, quemando neumáticos y lanzando bombas incendiarias en algunas zonas.

Feroces protestas estallaron en las últimas semanas debido a lo que los manifestantes vieron como intentos de Mursi de monopolizar el poder, pero la situación se había calmado la semana pasada.

La principal alianza opositora, que firmó un acuerdo con el partido gobernante Hermanos Musulmanes rechazando la violencia, no había convocado marchas para el viernes.

Si bien el número de manifestantes ha caído, la desconfianza hacia Mursi y su partido, así como la sensación de malestar político y económico, hacen que la gente siga saliendo a las calles.

Al menos 59 personas murieron en manifestaciones entre el 25 de enero, segundo aniversario del levantamiento que derrocó a Hosni Mubarak, y el 4 de febrero.

Los choques más violentos del viernes fueron en la localidad de Tanta, lugar de nacimiento del activista de 23 años Mohamed el-Gendi, quien fue enterrado allí esta semana tras morir por una paliza de las fuerzas de seguridad en El Cairo.

Imágenes de televisión mostraron a manifestantes lanzando bombas incendiarias a la policía antidisturbios, que respondió con gases lacrimógenos.

"Abajo el régimen del Líder Supremo", gritaban los manifestantes en referencia a Mohamed Badie, líder de los Hermanos Musulmanes, quien ha dominado la política egipcia desde la caída de Mubarak.

Miles de manifestantes también se reunieron en la Plaza Tahrir de la capital, epicentro de la revuelta de 18 días que derrocó a Mubarak, y en las afueras del palacio presidencial.

 
Miles de egipcios marcharon el viernes en varias ciudades del país en contra del presidente islamista Mohamed Mursi, quemando neumáticos y lanzando bombas incendiarias en algunas zonas. En la imagen, egipcios opuestos al presidente Mohamed Mursi portan una efigie caricatura de él en la Plaza de Tahrir, en El Cairo, el 8 de febrero de 2013. REUTERS/Mohamed Abd El Ghany