Disparos en un motín de paracaidistas en la capital de Mali

viernes 8 de febrero de 2013 11:52 CET
 

BAMAKO, Mali (Reuters) - El oeste de Bamako, la capital de Mali, registraba el viernes intensos tiroteos, mientras las fuerzas gubernamentales intercambiaron disparos con paracaidistas amotinados, dijeron fuentes militares y testigos.

Las fuerzas gubernamentales acordonaron la zona en torno a la base paracaidista, mientras llegaban refuerzos para reprimir el motín, que se produce en protesta por las medidas disciplinarias contra algunos de los miembros de la unidad. Columnas de humo se elevaban del campamento.

Desde el golpe militar en marzo del año pasado que ha inmerso a Mali en el caos y llevado a la ocupación del norte por parte de tuaregs y rebeldes islamistas, los paracaidistas leales al ex presidente Amadou Toumani Touré han sido ampliamente dados de lado y algunos arrestados.

"El jefe del Estado Mayor ha tomado medidas disciplinarias contra algunos de los paracaidistas, y algunos no estaban muy contentos con la decisión, así que se levantaron esta mañana y empezaron a disparar", dijo un portavoz del Ministerio de Defensa de Mali a Reuters.

El tiroteo en Bamako, en el sur, se produce mientras tropas francesas y chadianas persiguen en el norte a cientos de rebeldes islamistas, en la segunda fase de la operación militar encabezada por Francia contra insurgentes vinculados a Al Qaeda.

Al norte de Gao, una localidad en el Sáhara recientemente recapturada a los islamistas, un suicida en moto hizo estallar los explosivos que llevaba encima el viernes, hiriendo a un soldado de Mali, dijo un portavoz militar.

Se trata del primer atentado suicida desde que la intervención militar francesa expulsara a los islamistas de sus bastiones desérticos de Gao, Tombuctú y Kidal, en el norte de Mali.

"Un kamikaze en moto se inmoló en el puesto de control de Burem a las 6:30 am. Un soldado resultó levemente herido", dijo un oficial militar a Reuters por mensaje de texto.

En Bamako, grupos de paracaidistas, que llevan boinas rojas, han llevado a cabo protestas para pedir que los mandos les envíen al frente para unirse a la ofensiva contra los islamistas.

La operación liderada por Francia en la que participaron unos 4.000 soldados franceses apoyados por aviones de guerra expulsó a los islamistas de las principales ciudades del norte de Mali, pero expulsarles de sus bases en las montañas podría ser una tarea más difícil.

Francia y sus aliados occidentales presionan para lograr un acuerdo político y unas elecciones que estabilicen la situación en el país del oeste de África, donde los dirigentes interinos han tenido que afrontar la oposición del líder golpista Amadou Sanogo y otros líderes militares.

 
El oeste de Bamako, la capital de Mali, registraba el viernes intensos tiroteos, mientras las fuerzas gubernamentales intercambiaron disparos con paracaidistas amotinados, dijeron fuentes militares y testigos. En la imagen, tropas de élite francesas en la localidad de Markala el 15 de enero de 2013. REUTERS/François Rihouay