El fiscal general pide que se deje investigar a Anticorrupción

jueves 7 de febrero de 2013 15:22 CET
 

MADRID (Reuters) - El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, pidió el jueves que se deje investigar a la Fiscalía Anticorrupción para llegar "hasta el final" con los supuestos pagos irregulares en el seno del Partido Popular, un caso que ha sacudido a la formación en el poder en España.

"Estamos en una fase previa, conviene no sacar más conclusiones", dijo Torres-Dulce en unas declaraciones realizadas a periodistas tras un acto en Logroño.

"No creo que haya nadie, a estas alturas, que no desee que estos hechos se esclarezcan (..) mientras tanto la valoración de las pruebas las hará el Ministerio Fiscal", añadió.

La Fiscalía Anticorrupción ha iniciado una investigación con el objetivo de averiguar si hay indicios de la existencia de una presunta contabilidad secreta en el seno del PP en la que se reflejaban aportaciones de empresarios y pagos a dirigentes del PP entre 1990 y 2008, según publicó la semana pasada el diario El País.

El presunto autor de los cuadernos manuscritos cuyas fotocopias publicó el periódico, el ex tesorero del PP Luis Bárcenas, imputado por corrupción dentro del caso Gürtel, negó el miércoles ante el fiscal la veracidad de esas cuentas.

Su predecesor en el cargo hasta 2008, el octogenario Álvaro Lapuerta, que la semana pasada emitió un comunicado negando que se hubieran producido esos pagos, hizo lo propio el jueves ante Anticorrupción.

Una tercera persona vinculada al PP, el ex diputado Jorge Trías, compareció ayer ante el fiscal, ante el que, según sus palabras, cumplió con su obligación tras haber afirmado previamente que estaba al tanto de pagos irregulares durante años a la cúpula del partido.

El alcance del escándalo Bárcenas amenaza la credibilidad del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuyo nombre aparece en los documentos publicados como receptor de esos pagos, en un momento en el que desde el Gobierno gestiona una profunda recesión en el país.

Analistas políticos y expertos en corrupción dicen que la lentitud de la justicia en España podría beneficiar a Rajoy ya que los tribunales tardarán años en determinar si hay delitos que puedan ser juzgados.

La propia investigación preliminar de la Fiscalía, en la que se espera que se llame a declarar a una quincena de personas que aparecen en las listas como donantes o receptores, podría tardar hasta seis meses en cerrarse.

 
El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, pidió el jueves que se deje investigar a la Fiscalía Anticorrupción para llegar "hasta el final" con los supuestos pagos irregulares en el seno del Partido Popular, un caso que ha sacudido a la formación en el poder en España. En la imagen, Luis Bárcenas a la salida de la Fiscalía Anticorrupción el 6 de febrero de 2013. REUTERS/Juan Medina