6 de febrero de 2013 / 16:23 / hace 5 años

Las tropas francesas combaten a los rebeldes en el Sáhara maliense

Tropas francesas y malienses combatían a rebeldes islamistas vinculados a Al Qaeda en el desierto del Sáhara, fuera de la localidad más grande del norte de Mali, informó el miércoles el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y calificó la situación de "guerra de verdad" que está lejos de ser ganada. En la imagen, un camión destruido, se cree que de rebeldes islamistas, en una carretera entre Konna y Sevare, el 4 de febrero de 2013. REUTERS/Benoit Tessier

KIDAL, Mali (Reuters) - Tropas francesas y malienses combatían a rebeldes islamistas vinculados a Al Qaeda en el desierto del Sáhara, fuera de la localidad más grande del norte de Mali, informó el miércoles el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y calificó la situación de “guerra de verdad” que está lejos de ser ganada.

Después de expulsar a los islamistas de las principales ciudades del norte de su antigua colonia en solo tres semanas mediante ataques aéreos y una ofensiva relámpago en tierra, Francia los persigue en la zona más remota en el noreste, donde los grupos tuareg partidarios de la autonomía mantienen sus propias ambiciones territoriales.

Le Drian dijo que patrullas conjuntas francomalienses estaban registrando la zona de matorrales en las afueras de las localidades comerciales y turísticas de Tombuctú y Gao. Vecinos de Gao dijeron el martes que el pueblo se vio alcanzado por fuego de cohetes disparados por los rebeldes desde el monte bajo.

“Ayer hubo combates en Gao porque desde el momento que nuestras fuerzas, apoyadas por tropas malienses, comenzaron a emprender misiones y patrullas en torno a las ciudades tomadas, encontramos grupos yihadistas que combatían”, dijo Le Drian a la emisora Europe 1.

“Es una guerra auténtica”, dijo Le Drian. “Cada noche, incluso anoche, las tropas francesas se han puesto como objetivo y atacado los centros de entrenamiento y depósitos de camiones de los grupos yihadistas”, añadió.

Con apenas 4.000 soldados en un área del tamaño de Texas, Francia ha pedido el despliegue rápido de la fuerza militar africana apoyada por la ONU, la AFISMA, para ayudar a asegurar la región, pero la medida se ha visto ralentizada por la falta de transporte y equipo.

París ha dicho que empezaría a reducir su fuerza en Mali a partir de marzo.

Las tropas francesas están cooperando con los rebeldes tuareg del MLNA, que buscan autonomía en el territorio del noreste y que dicen que han ocupado la localidad de Kidal y las zonas aledañas después de que combatientes islamistas huyeran de los ataques aéreos franceses a las cercanas montañas de Adrar des Ifoghas.

Los tuaregs prometieron ayudar a combatir a Al Qaeda y a sus aliados.

Esa cooperación sobre el terreno, y la insistencia pública de Francia de que el MNLA debería tomar parte en las negociaciones sobre el futuro político de Mali si retira sus demandas de plena independencia en el norte, es irritante para el atribulado Ejército de Mali.

Las fuerzas armadas de Mali están aún molestas por su derrota en la rebelión tuareg en el norte que llevó a un golpe de Estado en la capital, Bamako, y fue luego tomado por yihadistas islamistas.

El presidente interino, Dioncounda Traoré, ha ofrecido conversaciones al MLNA si no buscan la independencia plena, y dice que quiere celebrar elecciones en todo el país el 31 de julio.

“Nunca, nunca habrá una solución si no se habla con los tuaregs, pero no son homogéneos”, dijo Jeremy Keenan, antropólogo y experto británico en los tuaregs.

“El MNLA está intentando dar la impresión de que están de nuevo controlando y que son la voz legítima (...)”, dijo a Reuters, añadiendo que la comunidad tuareg de Mali estaba compuesta por muchas facciones.

Francia ha dicho que varios cientos de combatientes islamistas han muerto en su operación Serval en Mali desde que intervinieron drásticamente el 11 de enero para frenar el avance de una columna islamista que avanzaba hacia el sur, hacia la capital, Bamako.

La inestable alianza islamista que ocupó el norte durante diez meses agrupa al ala norte africana de Al Qaeda, AQIM, y a los grupos MUJWA y Ansar Dine, encabezado por el ex destacado separatista tuareg Iyad Ag Ghaly.

Francia quiere restaurar la estabilidad en Mali y despojar al país de la amenaza de que los islamistas lo utilicen para lanzar ataques en África y Occidente. Estados Unidos y sus aliados europeos están apoyando la misión con transporte, logística y seguimiento, pero han dicho que no contribuirán con tropas de combate.

París argumenta que una paz duradera en Mali gira en torno a conversaciones políticas a través de las cuales se reconcilie el Gobierno, dominado por africanos negros en Bamako, con el inquieto norte, en particular con los tuaregs.

/Por Cheikh Diouara/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below