Un detenido en Italia en una investigación sobre Pompeya

martes 5 de febrero de 2013 17:48 CET
 

ROMA (Reuters) - La policía italiana detuvo el martes a un ex restaurador de la ciudad antigua de Pompeya acusado de corrupción y está investigando a otras cinco personas, entre ellas el ex comisario especial nombrado para lidiar con la degradación, cada vez mayor, del sitio histórico.

Italia declaró el estado de emergencia de Pompeya en 2008, después de que arqueólogos e historiadores de arte se quejaran del deficiente mantenimiento de las ruinas, apuntando a una mala gestión y falta de inversión.

Entonces se nombró un comisario especial, Marcello Fiori, en el lugar Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, una antigua ciudad romana que fue sepultada por la erupción del volcán Vesuvio en el 79 d.C.

Pero los investigadores dicen que Fiori y el director de restauración en aquel momento, Luigi D'Amora, concedieron contratos irregulares a la empresa de servicios de restauración Caccavo y pagaron precios inflados por su labor.

El derrumbamiento de columnas y muros desde 2008 han renovado las inquietudes por el estado del sitio.

Los fiscales dicen que los responsables rompieron las condiciones del estado de emergencia, gastaron más de lo debido en varios proyectos de restauración y acordaron obras no esenciales en Pompeya, una de las atracciones más populares de Italia, visitada por unos 2,5 millones de turistas al año.

Han acusado a Fiori de abuso de su cargo mientras que d'Amora está siendo investigado por fraude.

La policía ha puesto bajo arresto domiciliario a Annamaria Caccavo, responsable de la empresa, y la están investigando por supuesto abuso de poder, corrupción de funcionarios públicos y fraude.

La empresa tiene prohibido hacer negocios con la administración pública y la policía ha ordenado incautar sus bienes, por valor de 810.788 euros. Tres ingenieros también están siendo investigados por fraude y corrupción.

Las partes acusadas no estuvieron disponibles inmediatamente para hacer comentarios.

 
La policía italiana detuvo el martes a un ex restaurador de la ciudad antigua de Pompeya acusado de corrupción y está investigando a otras cinco personas, entre ellas el ex comisario especial nombrado para lidiar con la degradación, cada vez mayor, del sitio histórico. En la imagen de archivo, un turista toma una foto de una estatua frente a una sección de un muro de la casa del Moralista, que se derrumbó en Pompeya, el 30 de noviembre de 2010. REUTERS/Ciro De Luca