Ahmadineyad protagoniza una histórica visita de un líder iraní a Egipto

martes 5 de febrero de 2013 13:30 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, llegó el martes a Egipto en la primera visita de un jefe de Estado de Irán desde la revolución islámica de 1979, poniendo de manifiesto el deshielo de las relaciones desde la elección del islamista Mohamed Mursi como jefe de Estado en Egipto.

Mursi, un político de los Hermanos Musulmanes ganador de las elecciones de junio del año pasado, besó a Ahmadineyad después de que bajara del avión en el aeropuerto de El Cairo. Ambos desfilaron juntos por la alfombra roja, con un sonriente Ahmadineyad que estrechó las manos de las autoridades que esperaban.

El presidente de la república chií, que acude a El Cairo para una cumbre islámica que comienza el miércoles, se reúne el martes con el gran jeque de Al Azhar, una de las instituciones educativas más antiguas y respetadas de los suníes, rama mayoritaria del islam.

Una visita de este tipo habría sido impensable durante el mandato de Hosni Mubarak, el autócrata que preservó el tratado de paz firmado en 1979 con Israel durante sus 30 años en el poder con apoyo militar y que reforzó las relaciones con Occidente.

"La geografía política de la región cambiará si Irán y Egipto adopta una posición unificada sobre la cuestión palestina", declaró Ahmadineyad la víspera del viaje en una entrevista con la cadena de televisión de Beirut Al Mayadeen.

dijo que quería visitar la Franja de Gaza, el pequeño territorio palestino fronterizo con Egipto y que controla el grupo islamista Hamás.

"Si lo permiten, me gustaría ir a Gaza a visitar a la gente", dijo.

Los analistas dudan de que el cambio histórico que llevó a Mursi al poder en Egipto suponga una reanudación total de las relaciones diplomáticas rotas en 1980.

Egipto está preocupado por el apoyo iraní al presidente sirio, Bashar el Asad, que está intentando aplastar un levantamiento inspirado por la revuelta que derrocó a Mubarak hace dos años. La población egipcia, mayoritariamente suní, apoya en gran parte la revuelta contra el Gobierno de Asad, dirigido por los alauíes, que son una escisión del chiísmo.

/Por Tom Perry/

 
El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, llegó el martes a Egipto en la primera visita de un jefe de Estado de Irán desde la revolución islámica de 1979, poniendo de manifiesto el deshielo de las relaciones desde la elección del islamista Mohamed Mursi como jefe de Estado en Egipto. Imagen facilitada por la presidencia egipcia del encuentro entre Mursi (dcha.) y Ahmadineyad en el aeropuerto internacional de El Cairo el 5 de febrero. REUTERS/Presidencia egipcia/Handout