Liberado un niño de cinco años secuestrado en un búnker en Alabama

martes 5 de febrero de 2013 11:08 CET
 

MIDLAND CITY, Alabama (Reuters) - Las fuerzas de seguridad de Estados Unidos irrumpieron en un búnker subterráneo en una zona rural de Alabama para rescatar a un niño de cinco años que estuvo secuestrado durante casi una semana y mataron a su captor.

Después de seis días, los agentes del FBI entraron en el búnker al temer que el niño estuviera en "peligro inminente" en manos de su secuestrador, que había matado a un conductor de un autobús escolar, dijo Steve Richardson, agente especial a cargo en Mobile, Alabama.

El secuestrador, identificado como Jimmy Lee Dykes, de 65 años, había permitido previamente a las autoridades que le entregaran medicación, libros de colorear y juguetes al niño, que cumple años el miércoles.

Pero las negociaciones se deterioraron en las 24 horas previas a que los agentes entraran en el búnker, dijo Richardson en una conferencia de prensa.

"Se vio al señor Dykes sosteniendo una pistola", dijo el agente del FBI.

Los responsables oficiales no confirmaron el lunes cómo murió Dykes. El suceso sumió a esta zona rural del sureste de Alabama en el terror, cerró los colegios locales y provocó oraciones y vigilias por el niño, identificado sólo como Ethan.

Según todas las declaraciones, Dykes fue sacado del autobús al azar, lo que incrementó las preocupaciones ya existentes sobre la seguridad en los colegios estadounidenses y la violencia con armas desde el tiroteo que causó la muerte en diciembre de 20 niños y seis adultos en una escuela de primaria de Connecticut.

El drama que ocurrió cerca de Midland City comenzó cuando Dykes, un camionero jubilado que estuvo en la Marina durante la guerra de Vietnam abordó un autobús escolar que trasladaba a más de 20 niños el martes pasado, y pidió al conductor que bajara a un estudiante, según las autoridades.

FÍSICAMENTE ILESO   Continuación...

 
Las fuerzas de seguridad de Estados Unidos irrumpieron en un búnker subterráneo en una zona rural de Alabama para rescatar a un niño de cinco años que estuvo secuestrado durante casi una semana y mataron a su captor. En la imagen, el agente del FBI Steve Richardson habla a la prensa cerca de Midland City, en Alabama, el 4 de febrero de 2013. REUTERS/NBC/Handout