2 de febrero de 2013 / 10:49 / hace 4 años

Mali da las gracias a Francia en la visita de Hollande

5 MIN. DE LECTURA

El presidente francés, François Hollande, llegó a Mali el sábado en una visita de un día para apoyar a las tropas francesas que luchan en una campaña contra rebeldes islamistas en la nación del Sahel. En la imagen, el presidente François Hollande (C) se dirige a las tropas francesas en el aeropuerto junto al presidente interino de Mali Dioncounda Traore (2º I), tras su visita a Tumbuctú, el 2 de febrero de 2013.Benoit Tessier

TIMBUCTÚ, Mali (Reuters) - Malienses cantando "¡Gracias, Francia!" asediaron el sábado al presidente François Hollande, en su visita a la ciudad desértica de Timbuctú, recuperada a los rebeldes islamistas, y prometió el apoyo constante de Francia a Mali para expulsar a los yihadistas.

Hollande, acompañado por sus ministros de Defensa, Asuntos Exteriores y Desarrollo, realizó una viaje de un día a la nación del Sahel para dar su apoyo a las tropas francesas que en tres semanas han derrocado a los combatientes aliados de Al Qaeda en las principales ciudades del norte de Mali.

Se reunió con el presidente interino, Dioncounda Traore, y los dos dirigentes mantuvieron reuniones en Timbuctú y más tarde en Bamako, la capital en el sur, donde el líder francés también tuvo un calurosa bienvenida.

En Timbuctú, Hollande dijo que la operación francesa, que ha hecho retroceder a los rebeldes a las montañas del noreste de Mali al coste de un único soldado francés muerto hasta ahora, cedería con el tiempo la misión a una fuerza africana militar más grande.

"El combate no ha terminado", dijo, flanqueado por Traore, en un discurso de alabanza a las fuerzas francesas.

"Estamos obligados a apoyar a los malienses hasta que hayan recuperado su soberanía completa. Lo haremos con los africanos", agregó por separado a los periodistas.

Traore dijo: "Juntos vamos a cazar a los terroristas hasta su último escondite".

Estados Unidos y la Unión Europea están respaldando la intervención de Mali como un contraataque contra la amenaza de los yihadistas islámicos que utilizan el inhóspito y sin gobierno Sáhara maliense como plataforma para lanzar ataques internacionales.

EEUU y la UE están facilitando entrenamiento, apoyo logístico y de inteligencia, pero han descartado el envío de tropas de tierra propias.

En Timbuctú, la famosa ciudad comercial del sur del Sáhara y lugar de enseñanza islámica que ha estado 10 meses bajo la ocupación rebelde, Hollande visitó la Gran Mezquita o Djingarei-ber y el Instituto Ahmed Baba, una antigua biblioteca de manuscritos que fue saqueada por los rebeldes.

Hollande dijo que era esencial que Timbuctú, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se protegiera adecuadamente para que pueda "brillar" como un tesoro cultural para el mundo.

Fuerte protección

Soldados franceses fuertemente armados en vehículos blindados y tropas malienses protegieron al líder francés en su visita a la mezquita, que fue construida con ladrillos de adobe y madera en 1325. Banderas francesas y malienses ondeaban en los postes de teléfono.

Perros franceses rastreadores comprobaron si había artefactos explosivos.

En una plaza polvorienta en la biblioteca Ahmed Baba, varios miles de residentes de Timbuctú con coloridos trajes y ropas cantaron y bailaron, gritando "Gracias, Francia" y "Papa Hollande".

"Estoy muy orgulloso de François Hollande, hemos recuperado nuestra antigua vida", dijo Jalifa Cisse, el muhecín que llama a los fieles a la oración diaria en la mezquita, a Reuters.

Hollande ha dicho que la operación francesa, que tiene 3.500 soldados en tierra en Mali respaldados por aviones, helicópteros y vehículos armados, quiere transferir la misión a una fuerza africana mayor respaldada por Naciones Unidas que aún está siendo desplegada.

Reunida en su mayoría por los países vecinos de Mali de África Occidental, se espera que esta fuerza sume más de 8.000 efectivos. Sin embargo, su despliegue se ha visto notablemente obstaculizado por la escasez de equipos y transporte aéreo y cuestiones sobre quién financia los 1.000 millones de dólares de costos estimados.

El papel de Francia en Mali ha aumentado los temores de ataques de represalia por radicales islamistas contra los occidentales franceses y otros ciudadanos occidentales.

Un francés estaba entre las cuatro personas muertas en la inestable región de Casamance, en el sur de Senegal, a última hora del viernes cuando presuntos rebeldes separatistas locales se enfrentaron con las tropas del gobierno, aunque el incidente no parece estar relacionado con Mali.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below