ANÁLISIS - Francia y África se enfrentan al duro Sáhara en Mali

viernes 1 de febrero de 2013 12:55 CET
 

BAMAKO/DAKAR (Reuters) - Las tropas francesas o africanas que persiguen a los combatientes islamistas atrincherados en las montañas y desiertos del noreste de Mali pueden encontrar un enemigo resistente capaz de defenderse con un arsenal oculto con una capacidad de fuego sorprendente.

El éxito inicial de Francia en su operación de tres semanas en su antigua colonia ha sido aplaudido dentro y fuera como un primer golpe contra los islamistas radicales que amenazan África y Occidente.

Tombuctú y Gao, la principales ciudades del norte de Mali controladas por los insurgentes islamistas desde el año pasado, cayeron bajo dominio francés el fin de semana, y las tropas francesas también capturaron el aeropuerto en Kidal, el último bastión urbano abandonado por los rebeldes.

Sin embargo, el siguiente paso en la estabilización de Mali y persecución de los combatientes aliados de Al Qaeda en sus remotos escondites en las montañas y el desierto cerca de la frontera con Argelia parece una misión mucho más difícil.

Se necesitará algo más que unas pocas semanas y posiblemente un mayor esfuerzo internacional que la limitada ofensiva que hasta ahora ha implicado a 3.500 soldados franceses sobre el terreno, respaldados por aviones, helicópteros y vehículos blindados.

"Tanto política como militarmente, ahora llega lo difícil", dijo a Reuters Gregory Mann, un experto en Mali que es profesor asociado en la Universidad de Columbia.

Se cree que las fuerzas islamistas se están ocultando en el norte de Kidal, en el Adrar des Ifoghas, una enorme y escabrosa zona montañosa que ha dado refugio en el pasado a los secuestradores de Al Qaeda y los traficantes de drogas, personas y tabaco del Sáhara.

Se piensa que tienen armas, combustible y suministros escondidos en las cuevas, túneles y fortalezas rocosas. Habrían sido almacenados antes de su retirada en desorden de los implacable ataques aéreos franceses, que dejaron un rastro de vehículos rebeldes quemados y armas abandonadas a lo largo del polvoriento río Níger y ciudades saharianas.

"Aquí es donde tienen la mayor parte de las cosas ocultas", dijo Rudy Atallah, un antiguo director contraterrorista para África del Departamento de Defensa de EEUU. "Tiene barriles de combustible y armas. Se han estado preparando desde hace mucho tiempo".   Continuación...

 
Las tropas francesas o africanas que persiguen a los combatientes islamistas atrincherados en las montañas y desiertos del noreste de Mali pueden encontrar un enemigo resistente capaz de defenderse con un arsenal oculto con una capacidad de fuego sorprendente. En la imagen, soldados malienses dejan Tombuctú en un vehículo el 31 de enero de 2013. REUTERS/Benoit Tessier