El Popular registró una pérdida histórica de 2.461 millones en 2012

viernes 1 de febrero de 2013 13:21 CET
 

MADRID (Reuters) - Banco Popular anunció el viernes los peores resultados de su historia con una pérdida de 2.461 millones de euros en 2012 como consecuencia de las elevadas provisiones que ha tenido que realizar para sanear los activos tóxicos de su balance.

Las previsiones de los analistas eran de unas pérdidas de 2.384 millones de euros, mientras que el propio banco - que en 2011 ganó 480 millones - había situado hace varios meses el saldo negativo previsto en 2.300 millones.

Popular, sexto banco español por volumen de activos, dijo que en el ejercicio realizó provisiones por 9.600 millones.

El banco - señalado en la auditoría a la banca española de Oliver Wyman como uno de los bancos necesitados de capital para limpiar sus balances - aumentó el margen de intereses un 30,3 por ciento a 2.718 millones en 2012, frente a los 2.739 millones esperados por los analistas.

El margen de explotación antes de provisiones alcanzó en el ejercicio los 2.016 millones, un 23,9 por ciento más, frente a los 2.098 millones esperados por los analistas.

La tasa de morosidad de clientes del banco - uno de los de mayor exposición al estallido de la burbuja inmobiliaria - escaló al 8,98 por ciento al 31 de diciembre, frente al 7,81 por ciento de tres meses antes.

Para 2013, el grupo prevé que la tasa de morosidad siga subiendo, debido principalmente al proceso de consolidación fiscal y el desapalancamiento de la economía en España, donde la profunda crisis económica ha elevado la tasa de paro hasta el 26 por ciento.

"La mora seguirá creciendo este año, no sería realista pensar que la mora no va a seguir creciendo", dijo el presidente del grupo, Ángel Ron, en rueda de prensa.

"Todavía faltarán algunos trimestres para que veamos el pico de la mora", añadió.   Continuación...

 
Banco Popular anunció el viernes los peores resultados de su historia con una pérdida de 2.461 millones de euros en 2012 como consecuencia de las elevadas provisiones que ha tenido que realizar para sanear los activos tóxicos de su balance. En la imagen, dos personas junto a una fachada del Banco Popular en Madrid el 28 de septiembre de 2012. REUTERS/Sergio Pérez