1 de febrero de 2013 / 7:49 / en 5 años

El Popular registró una pérdida histórica de 2.461 millones en 2012

Banco Popular anunció el viernes los peores resultados de su historia con una pérdida de 2.461 millones de euros en 2012 como consecuencia de las elevadas provisiones que ha tenido que realizar para sanear los activos tóxicos de su balance. En la imagen, dos personas junto a una fachada del Banco Popular en Madrid el 28 de septiembre de 2012. REUTERS/Sergio Pérez

MADRID (Reuters) - Banco Popular anunció el viernes los peores resultados de su historia con una pérdida de 2.461 millones de euros en 2012 como consecuencia de las elevadas provisiones que ha tenido que realizar para sanear los activos tóxicos de su balance.

Las previsiones de los analistas eran de unas pérdidas de 2.384 millones de euros, mientras que el propio banco - que en 2011 ganó 480 millones - había situado hace varios meses el saldo negativo previsto en 2.300 millones.

Popular, sexto banco español por volumen de activos, dijo que en el ejercicio realizó provisiones por 9.600 millones.

El banco - señalado en la auditoría a la banca española de Oliver Wyman como uno de los bancos necesitados de capital para limpiar sus balances - aumentó el margen de intereses un 30,3 por ciento a 2.718 millones en 2012, frente a los 2.739 millones esperados por los analistas.

El margen de explotación antes de provisiones alcanzó en el ejercicio los 2.016 millones, un 23,9 por ciento más, frente a los 2.098 millones esperados por los analistas.

La tasa de morosidad de clientes del banco - uno de los de mayor exposición al estallido de la burbuja inmobiliaria - escaló al 8,98 por ciento al 31 de diciembre, frente al 7,81 por ciento de tres meses antes.

Para 2013, el grupo prevé que la tasa de morosidad siga subiendo, debido principalmente al proceso de consolidación fiscal y el desapalancamiento de la economía en España, donde la profunda crisis económica ha elevado la tasa de paro hasta el 26 por ciento.

“La mora seguirá creciendo este año, no sería realista pensar que la mora no va a seguir creciendo”, dijo el presidente del grupo, Ángel Ron, en rueda de prensa.

“Todavía faltarán algunos trimestres para que veamos el pico de la mora”, añadió.

Tras el resultado de las pruebas de estrés de Oliver Wyman, Popular lanzó un plan de fuertes saneamientos para 2012 (hasta 9.300 millones), suspendió el pago de dividendos y lanzó una ampliación de capital de 2.500 millones con la que ha evitado la inyección de dinero público en el marco del rescate europeo a la banca española.

En la presentación a los periodistas, Ron reiteró que la intención era retomar el pago de dividendos en el segundo semestre, aunque la decisión se tomará en torno al momento en que se presenten los resultados del segundo trimestre.

“Cifras sin grandes sorpresas, pero en general débiles”, dijeron analistas de Banesto.

A las 12:55 horas, las acciones de Popular cotizaban planas en un mercado bajista.

AÑO COMPLICADO

De cara al actual ejercicio, el grupo dijo que el año seguirá siendo “complicado”, con una mejora gradual de la tendencia a lo largo del ejercicio, tanto en España como en el conjunto de la eurozona.

En este contexto, el grupo prevé que los ingresos sean en 2013 “potencialmente más moderados de lo esperado”, aunque espera compensar este efecto con diversas medidas como la reducción del coste de los depósitos, la aceleración de plusvalías y la contención de costes.

El plan de negocio que presentó el grupo en octubre prevé un margen de intereses de 2.900 millones. Ron señaló sin precisar detalles que Popular prevé cumplir con su plan de negocio, donde se prevé un beneficio de 500 millones en 2013.

“En términos generales ratificamos los objetivos del plan, siempre con prudencia”, dijo.

Respecto al efecto que podrían tener en la evolución de la economía española en 2013 los recientes escándalos de corrupción que han saltado a los medios, Ron dijo que es “extremadamente conveniente” que haya estabilidad política en el país.

“Lo que es deseable es que los asuntos se cierren cuanto antes porque estamos en un momento decisivo para la recuperación económica del país, un momento vital desde el punto de vista de la cohesión social y desde luego lo que necesitamos son certezas”, afirmó.

COMPRAS A MEDIO-LARGO PLAZO

Al igual que otros bancos españoles, Popular insistió en su intención de centrarse en el negocio de banca minorista y señaló que a corto plazo la prioridad es el crecimiento orgánico, aunque Ron no descartó estudiar las posibilidades que se presenten en España.

“Tienen que ofrecer alguna ventaja contable desde el punto de vista de cobertura”, dijo, en referencia a que cualquier interés en las entidades nacionalizadas que se van a subastar estaría supeditado a esquemas de protección activos (EPA) o fórmulas similares.

Por contra, en un periodo más a largo plazo, tres o cinco años, el banco sí considera interesante la posibilidad de realizar adquisiciones fuera de España, aunque Ron insistió en que todo “va a depender mucho de la evolución de la economía española”.

Actualmente Popular opera en Florida y Portugal, donde en conjunto tiene 250 sucursales, frente a las 18.000 que tiene en España.

/Por Tomás Cobos/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below