31 de enero de 2013 / 12:57 / hace 5 años

El PP niega pagos irregulares y anuncia acciones legales

MADRID (Reuters) - El Partido Popular desmintió el jueves la existencia de pagos irregulares en el seno de la formación en el poder, después de que el diario El País recogiera que algunos de sus miembros, entre ellos el ahora presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibieron dinero del entonces tesorero, ahora imputado por corrupción.

El Partido Popular desmintió el jueves la existencia de pagos irregulares en el seno de la formación en el poder, después de que el diario El País recogiera que algunos de sus miembros, entre ellos el ahora presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibieron dinero del entonces tesorero, ahora imputado por corrupción. En la imagen, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el 31 de enero de 2013 en la sede del PP en Madrid. REUTERS/Paul Hanna

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, anunció medidas legales del partido y de algunos de sus militantes, incluido Rajoy, para defender su honorabilidad a raíz de la publicación de una supuesta contabilidad secreta que refleja pagos periódicos a la cúpula del PP procedentes de donaciones de constructores y otros empresarios.

“El Partido Popular niega rotundamente que los papeles que han salido publicados se correspondan con la contabilidad del Partido Popular. La contabilidad del Partido Popular es única y es clara, transparente, limpia y sometida al Tribunal de Cuentas”, aseguró De Cospedal en una concurrida rueda de prensa.

La responsable del PP aseguró que todos los dirigentes y empleados de la formación siempre percibían sus retribuciones en una nómina mensual a través de transferencia bancaria, con su correspondiente retención de Hacienda.

La secretaria general salía al paso de la información de El País, que reproducía en portada extractos de cuadernos manuscritos supuestamente de Álvaro Puerta y Luis Bárcenas, tesoreros del PP entre 1990 y 2009. Estas cuentas mostraban que Rajoy percibió durante once años un pago de 25.200 euros al año.

“Este partido desmiente el contenido de esos supuestos papeles que se han publicado, en todos sus términos (..) el presidente del Gobierno está muy tranquilo”, dijo De Cospedal.

Un comunicado del propio Bárcenas remitido a la agencia Efe defendió “el escrupuloso cumplimiento de la ley” en la contabilidad del partido y desmintió la existencia de unas cuentas paralelas con entradas o salidas de fondos distintos a los declarados oficialmente.

“Deseo dejar expresa constancia de mi profundo pesar por el injusto daño que se quiere hacer con estas falsas informaciones a personas que, con Mariano Rajoy al frente, siempre me han demostrado una altura moral, profesional y personal intachables”, según la nota.

El partido a

EL NOMBRE DEL PRESIDENTE

El líder del principal partido de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que no le valían las explicaciones de De Cospedal sobre unas informaciones “escandalosas” que han causado “gran alarma social”.

“Quiero pedirle al presidente del Gobierno que salga él, porque esta información le afecta a él, y que conteste a dos preguntas: ¿cobro esos sueldos? sí o no, y si los cobro, ¿los ¿cobró en negro o en blanco?”, se preguntó Rubalcaba.

“No es el buen nombre del Partido Popular, es el buen nombre del presidente del Gobierno de España”, añadió.

El PP se ha visto envuelto en un aluvión mediático tras conocerse que Bárcenas, ex senador y ex tesorero vinculado al Partido Popular durante décadas antes de ser imputado por corrupción en el “caso Gürtel”, tenía cuentas millonarias en Suiza que habría regularizado en parte con Hacienda acogiéndose a la amnistía fiscal decretada por el Gobierno en 2012.

Rajoy ordenó la semana pasada una auditoría externa sobre las cuentas del partido que preside desde 2004 y dijo que “no le temblaría la mano” en el caso que se descubriera que había habido pagos en negro a algunos de sus altos cargos.

“No sólo hay una investigación interna, sino que va a ser sometida a una auditoría externa y hay una actuación iniciada por la Fiscalía General del Estado. Pocos partidos están sometidos por voluntad propia (..) a un ejercicio de transparencia tan claro y tan rotundo como lo está haciendo el PP”, defendió De Cospedal.

En este sentido, la secretaria general del PP informó que algunos dirigentes del partido habían realizado declaraciones juradas sobre sus ingresos y declaraciones de la renta de forma voluntaria en el marco de la auditoría interna.

“Rajoy aún no la ha hecho por motivos de agenda”, dijo Cospedal.

A la auditoría interna le seguirá una externa por parte de una empresa cuyo nombre aún se desconoce, según fuentes del PP.

La formación conservadora ha convocado una reunión extraordinaria de su cúpula para el sábado, según publicaban varios medios.

“UNA NOTICIA NEGATIVA”

El escándalo de corrupción generalizada sobre supuestos pagos secretos a dirigentes del PP ha afectado a la popularidad de Rajoy en un momento en que lidia con una profunda recesión, una crisis fiscal y el desempleo más elevado de la zona euro con seis millones de parados.

“Esta es una noticia muy negativa (..) y tiene una difusión y un alcance internacional, por lo tanto estas cuestiones no vienen a pacificar los momentos tan difíciles que estamos viviendo en lo económico y político ni en el clima social, tiene que haber una máxima transparencia en estos momentos y se tienen que dar todas las explicaciones”, dijo el presidente de Extremadura, el ‘popular’ José Antonio Monago.

Cospedal dijo no tener ninguna duda de que la información desvelada “pretende perjudicar al PP, a sus dirigentes y al presidente del Gobierno”.

Por segunda vez este mes, en torno a un millar de personas se congregó para protestar en la madrileña calle de Génova, donde se encuentra la sede del PP, entonando cánticos de “Ladrones” y “Dimisión”.

Un sondeo reciente de Metroscopia mostró que el 96 por ciento de los españoles creían que la corrupción es generalizada entre los políticos, después de que en los últimos años hayan surgido docenas de casos que han salpicado incluso a la Corona.

Hasta hace poco, los partidos políticos podían recibir donaciones anónimas y, en caso de que los dirigentes del PP declararan los ingresos en sus declaraciones de la renta, podrían no ser ilegales.

Sin embargo, las acusaciones plantean graves cuestiones éticas sobre las operaciones del partido, especialmente porque muchos de los pagos se produjeron durante el boom de la construcción en España, en el que los políticos concedían importantes contratos de infraestructuras.

Entre las compañías que cita El País están las constructoras FCC y OHL, que no quisieron hacer comentarios. Una fuente próxima a la firma dijo a Reuters que FCC llevaría a cabo una investigación interna sobre posibles donaciones.

En el Congreso de los Diputados, el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya Alfred Bosch dijo que su partido iba a proponer junto con otras fuerzas políticas una comisión de investigación sobre corrupción política en el país.

“No todos los políticos están robando, pero la cueva de Ali Babá existe y hay que entrar a limpiarla”, dijo Bosch ante los periodistas.

Información de Inmaculada Sanz, con información adicional de Blanca Rodríguez, José Rodríguez, Fiona Ortiz, Raquel Castillo y Teresa Larraz; Edición de Iciar Reinlein

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below