El Gobierno pretende desincentivar las hipotecas a más de 30 años

miércoles 30 de enero de 2013 19:13 CET
 

MADRID (Reuters) - El Gobierno aprobó el miércoles un proyecto que busca limitar el drama de los desahucios y también aumentar la prudencia bancaria, desincentivando la concesión de hipotecas a más de 30 años al pretender que estos préstamos no puedan ser titulizados.

"Con la finalidad de introducir mayor prudencia financiera, proponemos limitar a 30 años el plazo máximo al que se puedan conceder préstamos hipotecarios para vivienda habitual que pueda ser objeto de cobertura en las emisiones de cédulas hipotecarias", dijo el ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Congreso antes de la votación del proyecto.

En España es una práctica habitual dentro del sector bancario la titulización de paquetes de préstamos hipotecarios ofrecidos como garantía para captar capital institucional con las llamadas cédulas hipotecarias.

Además de limitar el plazo de las hipotecas titulizables, el Gobierno pondrá freno a los intereses de demora hasta tres veces el interés legal del dinero y reforzará la independencia de las sociedades de tasación limitando al 10 por ciento desde el 25 por ciento actual la participación de los bancos en las mismas, obligando asimismo al banco a aceptar una tasación homologada aportada por un cliente.

El Real Decreto obedece al drama social de los desahucios, que han ocupado gran parte del debate público y político en los últimos meses y que ha desembocado en un acuerdo con los bancos para poner en mercado 6.000 viviendas en alquiler a precio reducido dirigidas a los casos de desahucio más dramáticos.

El Gobierno también ha aprobado una serie de medidas encaminadas a limitar la carga de los individuos que pierdan su vivienda por el impago de la hipoteca.

"El objetivo es equilibrar la posición de las partes involucradas en un procedimiento de embargo", dijo el Ministerio en una nota de prensa.

En concreto, cuando se ponga en marcha la ejecución hipotecaria, se permitirá al juez condonar el pago de la deuda remanente si el deudor paga el 65 por ciento pendiente en el quinto año de la adjudicación o el 80 por ciento en el décimo año.

Además, en caso de que la entidad ejecutora obtenga plusvalías con la venta de la vivienda, el deudor podrá reclamar que el 50 por ciento de la ganancia reduzca la deuda pendiente.

"Se establecerá que, hasta que no se hayan producido tres impagos, la entidad de crédito no podrá reclamar las cuotas al deudor", agregó Economía en su nota.

 
El Gobierno ultima una modificación de la ley hipotecaria para aumentar la prudencia bancaria, desincentivando la concesión de hipotecas a más de 30 años al pretender que estos préstamos no puedan ser titulizados. Imagen del ministro de Economía, Luis de Guindos, en una rueda de prensa conjunta con el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn (que no aparece en la foto) el 28 de enero en Madrid. REUTERS/Juan Medina