Las autoridades mexicanas localizan los restos de los músicos secuestrados

miércoles 30 de enero de 2013 09:52 CET
 

MONTERREY (Reuters) - Las autoridades mexicanas concluyeron el martes el rescate de los cuerpos sin vida de 17 integrantes de un grupo musical que fue secuestrado el fin de semana por un grupo armado en el estado de Nuevo León, en el norte del país.

Una fuente del gobierno estatal dijo a Reuters que 14 de las víctimas fueron identificadas y sus cuerpos entregados a sus familiares, mientras que otras tres permanecen en la morgue.

Dieciocho miembros de la banda de música Kombo Kolombia fueron dados por desaparecidos el fin de semana tras una presentación en un bar del municipio de Hidalgo, a unos 40 kilómetros al norte de Monterrey.

Jorge Domene, portavoz del gobierno de Nuevo León, dijo el lunes que uno de los integrantes del grupo musical escapó de sus captores y avisó a la policía de que sus compañeros habían sido ejecutados y arrojados a un pozo de agua en un rancho abandonado a unos siete kilómetros de donde fueron secuestrados.

La fuente agregó que la policía y los cuerpos de rescate seguirán trabajando "a fin de descartar que existan más cuerpos en ese sitio".

Según el parte informativo, todas las víctimas -entre las que se encontraba un ciudadano colombiano- tenían varios impactos de bala.

Domene dijo que según declaraciones del testigo, un grupo armado de 10 personas llegó al bar donde estaban tocando los músicos y se los llevó, pero rechazó comentar sobre el móvil del múltiple homicidio.

Las autoridades no se pronunciaron sobre las posibles razones del hecho.

Nuevo León, que hace frontera con Estados Unidos, es desde hace años un campo de batalla de las bandas del crimen organizado que luchan por el territorio, una atractiva ruta para el tráfico de drogas.

 
Las autoridades mexicanas concluyeron el martes el rescate de los cuerpos sin vida de 17 integrantes de un grupo musical que fue secuestrado el fin de semana por un grupo armado en el estado de Nuevo León, en el norte del país. En la imagen, el padre de José Antonio Villarreal, un miembro del grupo Kombo Kolombia, sostiene una fotografía de su hijo cerca de su ataúd durante el funeral en Monterrey, el 29 de enero de 2013. REUTERS/Daniel Becerril