La primera ministra australiana sorprende convocando elecciones anticipadas

miércoles 30 de enero de 2013 08:28 CET
 

CANBERRA (Reuters) - La primera ministra de Australia, Julia Gillard, convocó el miércoles elecciones nacionales para el 14 de septiembre, sorprendiendo a los votantes con ocho meses de antelación en una jugada audaz diseñada para poner fin a la incertidumbre política en torno a su gobierno de minoría.

La fecha de las elecciones significa que el gobierno de Gillard cumplirá un mandato completo de tres años, aunque los analistas dijeron que el anuncio implica que ha comenzado una campaña de ocho meses y ha perdido su capacidad de tomar por sorpresa al líder de la oposición, Tony Abbott, con una elección anticipada temprana.

"Ella sigue la estrategia de que un gobernante en el cargo puede desgastar a un oponente frágil, o potencialmente frágil, con una campaña larga. La idea es para que ellos puedan abrirse camino", dijo a Reuters el analista Paul Williams, de la Universidad de Griffith.

"En este caso, Tony Abbott y la oposición están tan bien ubicados que (la estrategia) será contraproducente", agregó.

Las encuestas de opinión muestran que el opositor Partido Liberal Nacional de Abbott va muy por delante del gobierno y que Gillard saldría del cargo, perdiendo hasta 18 escaños en el Parlamento, si las elecciones se celebraran ahora. El Gobierno podría perder el poder si cede un solo escaño.

La elección decidirá si Australia mantiene su controvertido impuesto sobre el carbono y un impuesto del 30 por ciento sobre las ganancias del carbón y del mineral de hierro, que Abbott ha prometido que eliminará si gana.

 
La primera ministra de Australia, Julia Gillard, convocó el miércoles elecciones nacionales para el 14 de septiembre, sorprendiendo a los votantes con ocho meses de antelación en una jugada audaz diseñada para poner fin a la incertidumbre política en torno a su gobierno de minoría. En la imagen, Gillard habla ante periodistas en Canberra, el 30 de enero de 2013. REUTERS/Stringer