29 de enero de 2013 / 18:38 / hace 5 años

El presidente interino de Mali quiere elecciones "creíbles" el 31 de julio

El presidente interino de Mali, Dioncounda Traoré, anunció que su gobierno tiene como objetivo convocar elecciones "creíbles" el próximo 31 de julio, una demanda de sus principales apoyos internacionales, mientras las fuerzas francesas y locales consolidan la recuperación de las ciudades del norte en una ofensiva de dos semanas contra insurgentes islamistas. En la imagen, tropas francesas a bordo de un tanque es felicitada por la población local a su llegada a Tombuctú, el 28 de enero de 2013, en una fotografía proporcionada por el servicio audiovisual del Ejército francés (ECPAD) el 29 de enero de 2013. REUTERS/Arnaud Roine/ECPAD/Handout PROHIBIDA SU VENTA Y ARCHIVO. ESTA IMAGEN HA SIDO PROPORCIONADA POR UN TERCERO. SOLO PARA USO EDITORIAL. PROHIBIDA SU VENTA PARA CAMPAÑAS DE MARKETING O PUBLICITARIAS. ESTA IMAGEN EN DISTRIBUIDA TAL Y COMO FUE RECIBIDA POR REUTERS COMO SERVICIO A SUS CLIENTES.

ADIS ABEBA/DOUENTZA/GAO (Reuters) - El presidente interino de Mali, Dioncounda Traoré, anunció que su gobierno tiene como objetivo convocar elecciones “creíbles” el próximo 31 de julio, una demanda de sus principales apoyos internacionales, mientras las fuerzas francesas y locales consolidan la recuperación de las ciudades del norte en una ofensiva de dos semanas contra insurgentes islamistas.

“Me gustaría reiterar nuestro compromiso aquí para realizar una transición en Mali con una agenda, un programa, que es recuperar el norte y también en particular, devolver a Mali a una situación de normalidad”, dijo Traoré en una conferencia de donantes celebrada en la capital de Etiopía, Adis Abeba.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, asistió también a la reunión de donantes internacionales donde fue preguntado por el coste de la fuerza africana de intervención para Mali, que según el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, superaría los 8.000 militares.

En la reunión se comprometieron poco más de 455 millones de dólares para la crisis, pero no estuvo claro si todo este dinero iría directamente a la AFISMA, cuyo coste estimado estaría en torno a los 1.000 millones de dólares (unos 744 millones de euros), según los líderes africanos.

“Entenderán que esto no es suficiente. Pero creo que es solo el principio. Esperamos que continúe y llegue el dinero que necesitamos”, dijo Traoré a periodistas.

Los principales donantes en Addis Abeba fueron Japón, la Unión Europea y Estados Unidos. Responsables de la Unión Africana no pudieron decir cuánto se destinó a la fuerza africana de intervención, cuánto al ejército de Mali y cuánto a fines humanitarios más amplios.

“Los participantes son de la opinión de que es necesario seguir trabajando juntos para movilizar recursos adicionales”, dijo el comisionado de Paz y Seguridad de la Unión Africana, Ramtane Lamamra.

Estados Unidos y los gobiernos europeos respaldan la operación militar francoafricana contra los islamistas en el norte del país con información, apoyo logístico, transporte aéreo, pero no han enviado tropas.

Ven la intervención como un elemento fundamental para eliminar un foco de insurgencia asociada con Al Qaeda en África occidental que podría amenazar a gobiernos locales e intereses occidentales desde Mauritania a Nigeria, un país productor de petróleo, además de poder atacar directamente a Europa.

BÚSQUEDA DE REBELDES

Las tropas francesas y malienses realizaron el martes registros casa por casa en Gao y Tombuctú, descubriendo armas y explosivos abandonados por los rebeldes, mientras que Francia dijo que pretende ceder las operaciones de seguridad a largo plazo a los ejércitos africanos.

Durante el fin de semana, soldados franceses y malienses retomaron casi sin oposición el control de dos ciudades en el Sahara, al norte del país, después de una ofensiva liderada por Francia que dura ya 18 días y que ha obligado a los insurgentes a retirarse a escondites en el desierto y las montañas.

Soldados del ejército de Mali peinaron los pueblos cercanos al río Níger y sus barrios de callejones polvorientos y casas de adobe. En Gao, arrestaron al menos a cinco presuntos rebeldes y simpatizantes, entregados por la población local, y descubrieron escondites de armas y dinero falso.

Residentes informaron de algunos saqueos en tiendas de Tombuctú propiedad de árabes y tuaregs sospechosos de haber ayudado a los islamistas que ocuparon la ciudad Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde el año pasado.

Rebeldes islamistas que huyeron de la localidad incendiaron una biblioteca que guardaba manuscritos antiguos de valor incalculable, dañando muchos de ellos.

Fuentes del ejército de Mali dijeron a Reuters que bolsas de rebeldes armados, que iban a pie para evitar los ataques aéreos franceses, seguían escondiéndose en la sabana y el desierto cerca de Gao y Tombuctú y de carreteras principales que llevan a ellas, partes de las cuales siguen sin ser seguras.

El país de África occidental ha estado en el limbo político desde el golpe de estado de marzo de 2012 que provocó que los rebeldes tomaran el norte.

Francia, que ha enviado cerca de 3.000 soldado a Mali a petición de su gobierno, dice que quiere pasar el mando de las operaciones de seguridad a largo plazo a una fuerza africana respaldada por Naciones Unidas, conocida como AFISMA, que se está desplegando en el país.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below