Un tribunal respalda a Islandia en el pago de las deudas de sus bancos

lunes 28 de enero de 2013 20:35 CET
 

REIKIAVIC (Reuters) - Islandia ganó una caso judicial el lunes que le permite devolver miles de millones de euros en sus propios términos a Reino Unido y Holanda por rescatar a los depositarios de un banco islandés que quebró.

Islandia ha dicho que pagará todo el dinero a ambos países, pero a través de un proceso gradual mientras vende los activos del quebrado banco Landsbanki, que se hundió en 2008, congelando las cuentas en Internet Icesave de sus depositarios.

Reino Unido y Holanda intervinieron para pagar a sus ahorradores, provocando un conflicto político y los dos países intentaron buscar el apoyo del tribunal para decir que Islandia no había devuelto el dinero en el plazo establecido por una directiva europea para los sistemas de garantía de depósitos.

El tribunal de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) desestimó el caso el lunes.

Responsables de la pequeña isla del Atlántico norte expresaron su alivio por la decisión.

"Icesave ya no es un obstáculo para la recuperación económica de Islandia", dijo el Ministerio de Exteriores.

Todos los bancos del país quebraron hace cuatro años, al inicio de la actual crisis financiera, y los gobiernos de Reino Unido y Holanda querían que Islandia les devolviese el dinero directamente y con rapidez.

Islandia no lo cumplió, iniciando una disputa entre los países y complicando potencialmente su propuesta de entrar en la Unión Europea.

El AELC dijo que Islandia no incumplió las leyes de protección de los depositarios al rechazar devolver el dinero, porque es una crisis financiera de gran escala.   Continuación...

 
Islandia ganó una caso judicial el lunes que le permite devolver miles de millones de euros en sus propios términos a Reino Unido y Holanda por rescatar a los depositarios de un banco islandés que quebró. En la imagen de archivo, manifestantes tiran monedas durante una protesta ante el Parlamento en Reikiavic, mientras en su interior se discutía sobre las cuentas de ahorradores en Icesave, el 8 de junio de 2009. REUTERS/Ingolfur Juliusson